Mensaje en una botella
image_pdfimage_print
Sergio Berrocal Jr.
El pasado domingo 11 de julio estalló en Cuba lo que nunca hubiésemos imaginado: una rebelión popular contra el régimen. Nadie, absolutamente nadie, lo había previsto. Cuba lleva sesenta y dos años viviendo de una mentira revolucionaria que se ha llevado miles de muertos y desaparecidos por delante. Por primera en años el pueblo cubano se tiro a las calles para gritar «PATRIA Y VIDA». Una canción lanzado por el artista cubano Yotuel Romero junto a Gente de zona y el polémico Descemer Bueno. Lo cual rápidamente dio lugar al conocido grito de guerra popular que azota la tiranía de aquella isla.
No obstante muchos son aquellos que se piensan conocer la isla porque se han pasado veinte días metidos en aquel mítico hotel nacional y se permiten escribir libros y montarse historietas cuando no han vivido nunca como un cubano de a pie ni tienen idea. Los cubanos tengan o no tenga familia en el exterior siempre andan inventando como sobrevivir día a día. Muchos intentan vender lo que ya no sirve. Otros venden sus recargas a terceros para conseguir comprar cuando se puede algo al final de aquellas colas interminables y sin final. Y otras se ponen caída ya la noche en la esquina de 23 y 12 hacer la calle a cambio de dinero para poder poner alimentar su familia. Hace años conocí una muchacha cubana profesora de la universidad que de día ejercía como docente en la facultad y llegada la noche se prostituía . Cuando le pregunte porque lo hacía me respondió : » Para mi no es fácil porque no es mi mundo ideal , pero cada vez que me acuesto con yuma me llevo 60 CUC y eso me permite criar a mi hija. Es pura supervivencia, no es nada más que eso porque todo lo que rodea este bello país es tan solo una fachada de mentiras.» Hoy por hoy el presidente de Cuba se enfrenta a las protestas sociales más graves desde el «Maleconazo» en 1994 lo que ha marcado el principio del fin de la dictadura isleña.