Cubanos felices
image_pdfimage_print

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Quienes no hemos viajado recientemente a Cuba tenemos el convencimiento de que algo nos hemos perdido o nos estamos perdiendo, porque la revista FaceBook, editada y con estrictas medidas morales por un grupo norteamericano, así lo afirma regularmente. Regularmente pueden verse en sus infinitas páginas cientos de fotos sobre esa felicidad en Cuba. Mujeres bonitas aún con el taparrabos en la boca que bien ataviadas sonríen o ríen de placer. Es una Cuba vista por Walt Disney en la que no hay peros. Los cubanos, según lo que se ve en esta publicación, pasan la vida felices y contentos. El único detalle es que todas las fotos y todas las puestas en escena son al parecer organizadas por la agencia Prensa Latina, organización cubana por excelencia.

Pero no quita para que siempre se esté celebrando algo. El día de la Madre, el día de la amistad, el día… Por supuesto, que no se leerá ni una palabra sobre las colas, las faltas de alimentos y otros problemillas menores que la gente tiene, sobre todo en La Habana. Finalmente es que no quieren disgustar al lector. Lo más extravagante es que los editores de FB no se les lee en una nota editorial diciendo por ejemplo que no es normal que no publiquen fotos de las colas para todos los gustos y que todas las fotos y los cortísimos textos despidan felicidad obligatoriamente.

Entonces los lectores que somos los que creemos que todo lo impreso es palabra del niño Jesús, que nadie puede poner en duda, nos preguntamos si tantas mujeres bellas, tanta alegría en sus ojos, no será porque nos quieren dar la sorpresa de que todo está ya bien arreglado en Cuba. Se habla un poco, todo en plan de propaganda, del turismo, con la imagen de algún avión y de los lugares paradisíacos que tiene ese país y poco más.

“¿Pero no se dan cuenta ustedes de que todo es mentira, pura propaganda que sin duda cuesta muchísimo dinero y pagada con el sudor de los cubanos, que seguramente encontrarían otra manera de gastarlo?”, me dice un lector muy al tanto de lo que él llama, y no sé por qué, la manipulación de la información. Creo sinceramente que lo que sucede es que hay mucha envidia y nos fastidia ese desfile regular de mujeres muy agradables, aunque curiosamente todas parecen trabajar en la misma empresa, Prensa Latina. Porque las flores, y todo cuanto nos muestran es maravilloso.

Eso sí, de vez en cuando aparecen videos de gente joven que no parece muy conforme con lo que sucede en Cuba (el caso DE Luis Manuel Otero por ejemplo) pero se puede pensar que todos esos defectos los saque la agencia norteamericana encargada de la subversión en Cuba para fastidiar el atractivo de todo lo visto. Vamos que no los paga Prensa Latina. No obstante, yo aconsejaría a los promotores de esta fiesta cubana perpetua, donde todos los rostros son felices, que de vez en cuando fotografíen una cola o dos, para dar más realismo a la cosa, porque siempre se puede justificar diciendo que son sandeces de los amargados de siempre, porque el pueblo cubano tiene todo lo que quiere y no hecha nada en falta.Fíjense que ya están publicitando la próxima vacuna contra el coronavirus y seguro que las tienen antes que nosotros y las que las que les sobren nos las regalan a los europeos.

La verdad, es que la envidia es muy mala y no estamos acostumbrados, los europeos, a ver un mundo tan feliz y tan sonriente, y, oiga, sin una carie o un diente negro.

Cuba, qué feliz eres.