Se fue La Mano de Dios
image_pdfimage_print

Sergio Berrocal Jr | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Diego Armando Maradona ha muerto a los sesenta años de edad debido a un paro cardiorrespiratorio. El legendario jugador argentino estaba recuperándose en su domicilio. Argentina vive en estos momentos una profunda conmoción ante la muerte de un ídolo nacional. El país ha decretado tres días de luto nacional. «Nos llevaste a lo más alto del mundo. Nos hiciste inmensamente felices. Fuiste el más grande de todos. Gracias por haber existido, Diego. Te vamos a extrañar toda la vida», escribió Alberto Fernández, presidente de la República de Argentina.Maradona está considerado como uno de los mejores futbolistas de la historia. Pasó de futbolista a leyenda en el Mundial de México 1986, cuando capitaneó a Argentina para ganar la Copa del Mundo. Su doblete contra Inglaterra en los cuartos de final del torneo, con La Mano de Dios y el mejor gol de siempre, recorriendo la mitad del campo mientras sorteaba defensas sin parar de camino al altar del balón. «¡Barrilete cósmico, de qué planeta viniste¡», gritaba el periodista y locutor Victor Hugo Morales. Tres décadas después de aquello, el mundo despide a un Maradona que es religión en Argentina e icono en Nápoles, club al que levantó de las cenizas para llevarlo a conquistar Italia.En España pasó dos épocas, en Barcelona y en Sevilla, con más protagonismo en su vida nocturna que en el balón, pero para siempre recordado.No obstante, poco o nada se habla de aquella amistad nacida a finales de los años ochenta entre el ex presidente cubano Fidel Castro Ruz y el jugador argentino. Aquella historia estaba entrelazada entre ambos personajes y por dos revoluciones, una en el fútbol y otra en la política. Sin embargo, aquel comandante que lucía aquella barba quilométrica y que solía tener un buen Cohiba a mano falleció hace cuatro años atrás justamente el mismo día en el que Diego Maradona dijera adiós para siempre.

Aquel genio que solía viajar constantemente a Cuba para visitar a su amigo Fidel declaró horas después del fallecimiento de aquel histórico comandante: “Yo viví cuatro años en Cuba y Fidel me llamaba a las dos de la mañana para hablar de política o de deportes o lo que sucediera en el mundo y yo estaba dispuesto, es el recuerdo más lindo que me queda”, aseguró Maradona entonces.Para muchos el jugador argentino era “El chico de Oro” recolectó botas de oro como juguetes de cajas de cereales, anotó posiblemente los goles más famosos e infames del deporte en el mismo juego. Para muchos, Maradona era dios.

Pero o mueres como un héroe o vives lo suficiente como para verte convertido en un villano. Este fue el caso cuando la vida personal de Maradona pasó a eclipsar sus hazañas en el campo.En definitiva, Diego Maradona era sinónimo de sexo, drogas y fútbol tres palabras que dan lugar al título del documental del guionista británico Asif Kapadia quien lo presentó durante el pasado festival de Cannes 2019.Fuese como fuere Diego Maradona no entró únicamente en los anales de la historia del Futbol. La historia hizo de Maradona un Genio. Mientras tanto en algún lugar de Rio de Janeiro el rey Pelé llora la muerte de aquel genio del balón: “Un día jugaremos juntos en el Cielo” dijo.