Covi19, Thriller Político y el libro secreto del presidente
image_pdfimage_print

Sergio Berrocal Jr | Maqueta Sergio Berrocal Jr

Estrenada en junio de 1975, Tiburón de Steven Spielberg se convirtió en un inesperado taquillazo de verano y en un clásico del cine de terror, en gran parte gracias al animal protagonista,un tiburón de los más feroces. Daba lo mismo que no se hubiera pisado el mar hasta entonces, bastaba un río o una piscina solitaria para que, en medio del agua, uno sintiera un escalofrío en la columna vertebral al recordar cómo desaparecía aquella bañista en medio del amanecer tras una noche de fiesta. Cuarenta y cinco años después y una noche de fiesta que despuntaba con fecha del 11 de marzo 2020,unos pequeños hombres amarillos de Asia Oriental jugueteaban con un bichito que está llevando a la ruina al mundo entero. Su nombre, Coronavirus. Para quienes somos Babalawo o sacerdotes de Ifá ya sabíamos mediante la ceremonia de la letra del año que se predecían catástrofes y enfermedades a nivel global además de los problemas políticos presentes en todo el mundo a raíz de lo que hoy se denomina pandemia globalizada.

Vivimos un estado de alarma en todos los continentes gracias a la incompetencia de algunos y el no saber de otros frente a lo que se está convirtiendo poco a poco en un estado de sitio que no está sacado de ninguna película norteamericana. Es literalmente un thriller político a nivel mundial cuya jugada salió mal. Es un enemigo que no se puede ver, naciones amenazadas y una crisis que no se puede controlar… Tan solo falta que los militares tomen el mando de una situación que no tiene control alguno. Mientras tanto con las playas cerradas, y como si quisieran tomarse a guasa el asunto o por lo menos quitarle importancia, ciertos medios de comunicación anunciaron el avistamiento de un gran blanco de tres o cuatro metros que pasaba por una orilla del Mediterráneo y que seguramente quería ir al supermercado a buscar algo que echarse a la boca. En sí, la pandemia del Coronavirus o Covi19 sigue llenando portadas y expandiéndose a la suficiente velocidad para transformarse en una emergencia sanitaria internacional.Sin embargo, para muchos entendidos del cine, la gran pantalla ya habría avisado de ello en 2011 en una supuesta película titulada “Contagio”. Si eso fuese así, esto quiere decir que la entonces administración de Barack Obama tenía algú informen deue lo que lo que estaba por venir y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca fue simplemente un movimiento de ajedrez en el tablero que no exonera al actual presidente de los Estados Unidos.

Cuentan que cuando un presidente es juramentado le entregan un tratado donde se encuentran absolutamente todos los secretos más oscuros de la nación. A dicho manuscrito se le conoce como “el libro secreto del presidente”. Analicemos. En España, el periodista Iker Jiménez fue destituido fulminantemente de la emisora donde trabajaba como un supuesto “alarmista” y por dar a conocer el origen real del Coronavirus. Mientras, en los estados unidos, un presidente algo curioso afirmó desde el principio de la pandemia que era solo «un pequeño resfriado».

En Estados Unidos Donald Trump llegó a aconsejar tratar el Coronavirus con una inyección de desinfectante y luz solar. En definitiva, aparte bulos y secretos sobre dicha pandemia, ya desde diciembre del año pasado se sabía no son el resultado de una mala gestión humana sino del peor deseo del ser humano. Las ansias de poder cuyas consecuencias fueron miles de muertos a diestros y siniestro.