Shannon Lee ostia a Tarantino
image_pdfimage_print

Sergio Berrocal Jr.

Puedo entender que su hija tenga un problema con eso, es su maldito padre, lo entiendo. A los demás… qué les jodan». Así respondía Quentin Tarantino a las críticas sobre cómo ‘Érase una vez en… Hollywood’ representa a Bruce Lee. La conversación ha vuelto a avivarse con motivo de la novela que acaba de lanzar el director, una nueva historia que va más allá de lo que vimos en la gran pantalla, y cuya campaña publicitaria llevó a Tarantino a The Joe Rogan Experience, podcast en el que realizó dichas declaraciones que parecen haberse convertido en la gota que colma el vaso de Shannon Lee. La hija del famoso experto en artes marciales no puede más con la actitud que Tarantino no deja de demostrar hacia su padre. De hecho, en respuesta a THR, medio que pedía una reacción a la entrevista del mencionado cineasta, Shannon ha preferido escribir directamente una columna en la que se queda bien a gusto. «Estoy jodidamente harta», dice dejando claro que ya no soporta que le digan cómo era su padre. Ya en el titular Shannon se pregunta si es que Tarantino realmente odia a Bruce Lee o solo quiere vender libros, cuestión a la que encuentra respuesta afirmando que ya durante la era ‘Kill Bill’, películas con claras referencias a Lee, a Tarantino se le atragantaba el nombre de su padre.

«Tarantino vistió felizmente a la Novia con una imitación del mono amarillo de mi padre y a los Crazy 88 con máscaras y atuendos estilo Kato para ‘Kill Bill’, algo que muchos vieron como una carta de amor a Bruce Lee. Pero las cartas de amor generalmente se dirigen al destinatario por su nombre, y por lo que pude observar en ese momento, el Sr. Tarantino, curiosamente, trató de evitar decir el nombre de Bruce Lee tanto como fuese posible».

Quizá esa no era la historia
«Estoy harta de escuchar a los hombres blancos de Hollywood decir que era arrogante y un idiota cuando no tienen idea y no pueden comprender lo que debía ser necesario para conseguir trabajo en el Hollywood de los 60 y 70 cuando se es un hombre chino con (Dios no lo quiera) acento o para tratar de expresar una opinión cuando te perciben como un extranjero y una persona de color», dice enérgicamente Shannon subrayando que quizá su padre necesitaba de cierta actitud para sobrevivir.

«Estoy harta de que los hombres blancos de Hollywood confundan su confianza, pasión y habilidad con arrogancia y, por lo tanto, consideren necesario marginarlo a él y a sus contribuciones. Estoy harta de que a los hombres blancos de Hollywood les resulte demasiado difícil creer que Bruce Lee pudo haber sido realmente bueno en lo que hizo y tal vez incluso sabía cómo hacerlo mejor que ellos». Así Shannon habla de «los hombres blancos» en genérico pero termina poniendo el punto de mira en Tarantino, y dirigiéndose directamente a él.

«Sr. Tarantino, no tiene por qué gustarte Bruce Lee. Realmente no me importa si te gusta o no. Hiciste tu película y ahora, claramente, estás promocionando un libro. Pero en aras de respetar otras culturas y experiencias que quizás no entiendas, te animo a dejar de decir más cosas sobre Bruce Lee y a que reconsideres el impacto de tus palabras en un mundo que no necesita ni más conflictos ni menos héroes culturales».