image_pdfimage_print

El doctor milagro

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. En estos tiempos de penumbras espesas, en los que la apatía cae sobre millones de personas que contemplan los destrozos de una inacabable guerra que nadie pedía, una pandemia provocada por un coronavirus

Novela larga, novela corta

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Hay días que uno se levanta con el ying y el yang jugando al pingpong, que de ninguna manera inventó Mao Tse Tung. Hay días en que amanece como las noches, majadas de

Jinetera

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Amanece en mi isla africana, allí donde acaba Europa y empieza el Mediterráneo, camino de África. Estoy encogido ante el ordenador, asustado, callado. Solo me rodean algunos libros, uno de Freud, el gran

Rubempré y Ulises

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Cuando se ha sido un Rupembré más adelantado que el de Balzac, hay pena, penita pena al final del sueño. Aquellos eran tiempos de los veinte años, cuando sin siquiera necesitabas echar mano

RATA Y ¡Tiburón!!!

César González | Paris Francia    Dos de la tarde, sol de plomo en el aeropuerto, toda la jodia mañana con problemas. Finalmente una pausa. Se había tomado un bocata y una cerveza y la digestión le hizo adormilarse. Un

Adiós Cuba

(Para los héroes de Cuba) Por Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. He tarareado un bolero, y no un tango, para poner punto final a unas novelillas (« Ojos verdes », « En el nombre del padre y de