Nostalgia
image_pdfimage_print

Marcelo Aparicio

Llámenme nostálgico, Diganme anacrónic, vintage, viejo recalcitrante. No me ofende. Lo asumo. “No se puede vivir del pasado”, susurra algún iluminado, tampoco muy convencido ni convincente. El pasado, pasado está, añade el sabiondo, casi siempre algo esotérico o vegano. Pero el presente es el que es y me trato de conformar, porque, a los 75, mi futuro se llama muerte. Y también lo digiero bien. Como a la nostalgia. En casi idéntico grado.Tengo muchas, muchas, nostalgias y hoy sólo mencionaré alguna de ellas. Por ejemplo, el cine y la música, sobre todo solistas napolitanos, italianos. Cayó entre mis redes (sociales, claro) una seguidilla de carteleras de películas del pasado. De la época dorada. Parecería que la cinematografía italiana, junto con Cinecittá, su principal plató, se despidieron con “La vida e bella” y “La grande bellessa”. La beldad , como concepto que la cultura e historia italianas llevan en sus genes desde épocas remotas. Nombraré, sin comentar, algunos de los filmes que ye/hemos disfrutado algunos. Sólo un recuerdo para quienes los vieron y para quienes no lo hicieron puedan consultar con la tecnología que ahora hace que se sepa de todo y de nada. Y si no, que le pregunten al abuelo o abuela que tengan a mano. Pane amore e fantasía, La strada, Una giornata particolare, Ladri de biciclete, Miracolo in Milano, Divorzio allá italiana, Una giornata particolare, C ‘eravamo tanto amati, Pasqualino sette bellezze, Pane e cioccolatto, Il oro di Napoli, La familia, Il Gattopardo, La ciocciara, Grazie zia, y así hasta el infinito. Y las canciones, con voces de Nicola di Bari, Peppino di Capri, Adriano Celentano, Mina, Ornella Vanonia, Iva Zannicchi, Milva, Gabriella Ferri, Adamo, Lucio Dalla, Francesco di Gregori, Lucio Battisti, Domenico Modugno, Renato Carozzone, Gianluca Grighahi, Rita Pavone, Mia Martini, Cigliola Cincuetti, Franco Battiato, Francesco Guccini, De Andre y así innumerables porque la memoria no da para tod@s.

Por supuesto , la ópera no está, si no esto sería interminable.

Salute.