Cuba reabre aeropuertos y se lanza a una “nueva normalidad”
image_pdfimage_print

La Habana | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Tras casi siete meses viviendo al revés por el nuevo coronavirus, que ha hecho de América su principal santuario en el planeta –Estados Unidos y Brasil marcan la funesta pauta de 214 mil y 150 mil fallecidos respectivamente-, Cuba iniciará el lunes 12 de octubre un riesgoso tránsito hacia la “nueva normalidad”, con la mayor parte de sus aeropuertos reabiertos al tráfico internacional y la aceleración de todos los cambios previstos en su economía. El liderazgo cubano adoptó la decisión tras asegurar que su sistema de salud pública y su comunidad científica cuentan con lo necesario en medicamentos propios y protocolos de atención para que el país conviva con el virus sin que colapsen hospitales y se mantenga el bajo nivel de infección registrado en relación con el resto del continente. Cinco mil 917 cubanos contagiados hasta el 7 de octubre, y mientras la letalidad en el mundo era de 2,9% y la de América 3,3%, la de la isla no sobrepasó el 2,07. Los pacientes recuperados a nivel planetario representaron el 75% de los contagiados, en Américas el 65% , en Cuba el 91%. El porcentaje de casos activos con el virus aquí era 7 %, en el resto del mundo 21.8% y en América Latina superó al 31 %. El sábado 10 de octubre se reportaron solo cinco nuevos contagios y ningún fallecido en este país de 11,3 millones de habitantes. Con esos resultados y previsto cómo actuar en casos de rebrotes, porque la vacuna cubana no estará disponible hasta el primer semestre de 2021, a partir del lunes volverá a rebrotar la vida con mascarillas y distanciamiento físico incluidos en 12 de las 15 provincias cubanas, en tanto La Habana, el territorio de mayor densidad poblacional, reabrirá en breve la mayor terminal aérea del país, pero a partir de un esquema solo concebido para la capital que aun no se ha explicado en detalles. La idea es avanzar en tres direcciones: “El enfrentamiento a la pandemia, la denuncia al bloqueo y la persecución financiera de Estados Unidos (121 sanciones económicas desde 2019, acentuadas siniestramente en tiempos de covid )  y la implementación de la estrategia económica y social”, que la isla pide a gritos a fin de sobrepasar la aguda crisis en que mal vive. “Es casi un milagro” que Cuba llegara hasta aquí, se le escuchó decir al presidente Miguel Díaz-Canel, quien dio la cara a fin de explicar por televisión el nuevo rumbo, apoyado al parecer por muchos, según las opiniones que corren por las redes sociales, en un país donde las encuestas son casi inexistentes

La “nueva normalidad” implica que los niños vuelvan a sus escuelas y a los parques tras meses de encierro; que sus padres retornen al trabajo bajo estrictas medidas de control sanitario –siete médicos por cada mil habitantes en Cuba, tres en EU, según  estadísticas de la OMS en 2017, en 2019 ese número llegó a nueve en la isla-; la etapa que debutará el 12 de octubre implica que vuelva a acogerse al turismo internacional, principal fuente de dinero fresco, cerrada durante casi todo el año; que reabran los teatros y los estadios; y que el sistema sanitario nacional mantenga las pesquisas masivas y los mecanismos de actuación para cuando reaparezcan los inevitables rebrotes. El riesgo estará escondido en cada esquina, pero Cuba lleva 60 años viviendo en riesgo. El tiempo dirá.