Jóvenes y responsables
image_pdfimage_print

Cesar Gonzalez | Maquete Sergio Berrocal Jr.

Como estaba acostumbrado, en mis tiempos aquellos, donde tenía que trabajar por obligación, ahora en que mis jornadas no son obligatorias y el trabajo es el que yo quiero y escojo…, mantenerme al día de la realidad.
Bueno me estoy enrollando, que frases tan complejas para decir, que ahora puedo hacer lo que quiero, sin rendir cuentas a nadie, más que a mi conciencia, cuando la encuentro, ya que a veces, sin ganas de complicarme la vida, la olvido y la dejo en el ropero… Bueno volviendo al asunto.  He leído en una publicación local, un periódico sin pretensiones, de vecindad, sin ganas de ganar el premio al mejor periódico y con periodistas que no pretenden tampoco ganar el Albert Londres ni otro cualquiera. Bueno a lo que iba,  en dicho periódico  www.periodicohortaleza.org/madclean-un-paseo-que-mucho-mas-que-caminar-2  fácil de encontrar a través de la red, publican un artículo sobre una asociación llamada Madclean.  El trabajo efectuado por el grupo, es la cosa más simple. Se reúnen y con sendas bolsas de basura, recorren el barrio recogiendo la basura que los imbéciles tiran por el  suelo, botellas, latas de bebida, mascarillas y hasta despojos de bicicletas. Recogiendo este último fin de semana 30 sacos de basura!!! Asociaciones de este género existen trece a la docena, la diferencia es que esta, Madclean, ha sido montada por Noé un chaval de 17 tacos, y su hermana Eva de 15… Vergüenza, mas que vergüenza tendría que darnos al ver que unos críos nos dan lecciones de una cosa que, nosotros los adultos  hemos olvidado. Adultos, responsables que pretendemos ser. A priori… Vergüenza que sean niños, jóvenes que nos dan una lección de lo que deberíamos ser. Hemos perdido toda noción, todo sentido común, frente al desastre ecológico que estamos pariendo? Seré, soy una voz más en el desierto. Mea Culpa, pero creo que “EL” que está ahí arriba o que las generaciones futuras, nos maldigan por lo que les dejamos. Mi consciencia, se alegra que por lo menos, algunos, y más si son chavales, hagan lo que nosotros somos incapaces de hacer BRAVO, a todos los Noé y Eva del mundo y particularmente a esos dos.