Carta abierta a un aprendiz  Penélope Cruz las avispas y la Jicotea

Sergio Berrocal Jr | Maqueta Sergio Berrocal Jr

Ambientada en La Habana de los años noventa la peliculita cuenta la historia de René González, piloto cubano que roba un avión y huye de Cuba, dejando atrás a su amada esposa e hija. Para emprender una nueva vida en Miami como espía de un grupo de exiliados llamados Hermanos al Rescate. Dirigida por el director francés Olivier Assayas, por momento la película no tiene ni pies ni cabeza y secuencialmente carece de sentido común. Al menos de tener preparado un buen ron habanero para templar la consternación al cual te lleva cinta. Con la pretensión de intentar aplicar las enseñanzas que sus profesores de la Escuelas de Bellas Artes Assayas decidió juntar a Édgar Ramírez, Penélope Cruz, Ana de Armas, Gael García y Leonardo Sbaraglia con la intensión de hacer algo que se llame película, pero no. Hizo un potingue con salsa roquefort, tomate y ajo, pero sin consistencia.¿Quién en su sano juicio pide a Penélope Cruz meterse en la piel de una mujer cubana y actuar como tal, acento incluido?, es lo que se llama la receta de un cóctel molotov gratuito. Tanto yo como mi tortuga Pupú entendimos después de sesenta largo minutos que se trataba de la historia de un grupo de cubanos enviados por La Habana a Florida a principios de la década de los noventa para infiltrar los círculos anticastristas de Miami. Dicen que estaba integrado por casi una docena de hombres y que en 1998 los Estados Unidos detuvieron a cinco de ellos mientras que los demás lograron escapar a la isla.En 2001, “los cinco héroes” como les llaman en Cuba fueron sentenciados. Sus nombres: René González, Ramón Labanino, Fernando González; Antonio Guerrero, y Gerardo Hernández.Detenidos durante una operación del FBI que logró desmantelar el que había sido el mayor círculo de espionaje cubano en Estados Unidos, los cinco arrestados recibieron penas que iban desde los diez años de prisión hasta cadena perpetua. Cuba acusó a EE UU de un juicio injusto, hasta que, en dos mil cinco, tres jueces revocaron las condenas. Sin embargo, un año más tarde el pleno del tribunal las restableció señalando directamente a Gerardo Hernández como cerebro del grupo.

Algunos de los que vivieron la trama de cerca afirman que “los integrantes de la Red Avispa” como se les llamaron a los cinco en los Estados Unidos confesaron ser agentes del Gobierno cubano“no declarados” ante Washington cuya misión era espiar “grupos terroristas de exiliados” que conspiraban contra Cuba. Sin embargo, mi tortuga Pupú que es una amante del buen cine cada vez que oía y veía a Penélope Cruz destrozando la película a cachitos corría a esconderse en su casa para meterse un latigazo de ron con cuatro piedras para ver si se le pasaba el disgusto. La pobrecita termino con tal depresión que se fue corriendo a hacerse un ebbo para quitarse la sal de encima.

Al pobre muchachito que intento jugar los directores de cine lo cogieron de primo el día que se le ocurrió hacer estudios de cine.Un periodista argentino del Diario Clarín sentencia: “Olivier Assayas desconcierta y no de la manera que nos puede tener bien acostumbrados, en este thriller de espías cubanos, que intenta combinar con dramas hogareños y que termina resultando un merengue. Y no de los más sabrosos. No es que se le pida linealidad a Assayas, director de Doubles vies, Las horas del verano y Finales de agosto, principios de septiembre. Pero entre un relato en off que aparece de la nada y ciertas escenas no del todo bien resueltas, el filme se muestra desordenado. Confuso.”

Personalmente pienso y creo firmemente que al galito burgués reprimido había que haberle dado un curso intensivo del tema antes de atreverse a destrozar la película.Creo que aquel director de cine no tenía ni idea de donde se metía e intento garrapatear un guion entre güisqui y güisqui y pajas mentales. Sin ánimo de repetirme ¿a quien en su sano juicio se le ocurre recurrir a Penélope Cruz para que actué como cubana acento incluido en una trama que no le corresponde? Habría que explicarle al muchachito que existen grandes actrices del cine cubano que podían haberle dado un golpe maestro a dicho largometraje, pero ¿cómo se le explica eso a alguien ni sabe que existen actrices como Laura Ramos Hernández que una película funciona cuando la trama es eficaz?

Para obtener un guion óptimo, señor director de cine, hay que contar con tres puntos importantes: el Primer acto o el principio también conocido como planteamiento ya que es en esta parte donde la historia es presentada seguido del segundo acto o confrontación, es decir el acto que más importancia tiene en la historia cerrando el tema con la resolución del guion también llamado el final de la historia.

Cuando se obtiene esos tres puntos se consigue una estructura dramática coherente. Cosa que creo que el pequeño saltamontes galo olvido por el camino.Y si usted pretende aportar un toque de genialidad y quiere lograr el éxito absoluto en proyectos como este introduzca verdaderas esencias del cine cubano como actrices tan orgásmicas como Laura Ramos, Mirtha Ibarra o Daisy Granados. Ciertamente estas dos últimas damas del cine cubano ya tienen sus setenta y pocos años, pero son tan estupendas profesionalmente que cualquier hombre las desearçia como amantes eternas.

Lo cierto es que si Pastor Vega o Tomás Gutiérrez Alea levantaran la cabeza le hubiesen abofeteado por tratar dicho tema tan a la ligera.En ningún momento me refiero al asunto de los cincos cubanos detenidos por los Estados Unidos ni su misión sino más bien a su mala gestión como aprendiz de cineasta. Y digo “aprendiz” porque le falta mucho por gatear. Pertenezco a una generación de periodistas que siempre ha estado del lado cubano y que conoce muy bien el tema del conflicto entre Cuba y Estados Unidos por ello afirmo que a la historieta que quiso exponer le falta tan jugo como consistencia. Mi estirpe pertenece a una Cuba cuya tía era una dama tanto del cine como del teatro cubano vinculada a la revolución llamada Adela Escartin Ayala, de quien Fidel Castro en vida la reconoció como amiga personal y eje fundamental en los tiempos de Sierra Maestra para ganar la batalla contra Fulgencio Batista tras leer varios artículos publicados en la editorial Cuba Literaria que yo mismo publique y cuyos relatos me llegó por sus manos.

Vuelvo a recalcar que no estoy hablando de la historia de los cinco en sí, la cual aplaudo desde la distancia, pero si le hablo a usted del potingue tan nefasto que usted hizo. Desde el momento uno el espectador se pregunta si vale, pero ¿de qué cosa es lo que está hablando el muchacho? Eso si hay que reconocerlo lo único bueno que tiene la peliculita es Ana de Armas, aunque su papel no es el acertado.