Cuba ante la encrucijada

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

La Habana

Tras confirmar los primeros infectados, Cuba enfrenta el COVID-19 sin pánico, aunque poniendo en práctica todos los preparativos desarrollados durante 60 años para asumir una guerra a tiros con Estados Unidos que por suerte no ha llegado: el gobierno en pleno en función de la batalla, campañas sanitarias barrio a barrio, mil 442 camas habilitadas en 11 hospitales públicos y todo ello en función de un plan único de emergencia cuya marcha se comprueba a diario. En este país casi nada funciona en la cotidianidad y son muchas más las veces que las promesas esperanzadoras quedan en deseos. Sin embargo, cuando hay una emergencia la gente se pone las pilas y no se pierde tiempo en discusiones políticas, manda un solo partido. Sistema este concebido para responder en minutos a cualquier adversidad, sistema este con mil huecos que pese a ello ha funcionado con vista a mantener sus esencias sociales no obstante las presiones en sentido contrario dentro y fuera del país. Tres turistas italianos de entre 50 y 60 años –dos mujeres y un hombre- llegados de Lombardía fueron los primeros casos confirmados el miércoles 11 y al día siguiente, una boliviana que viajó también desde allá, ese norte de Italia desbordado de enfermos, contagió a su marido cubano residente aquí. Desde entonces no se ha confirmado otro caso y la vigilancia sanitaria se mantiene calle a calle. “Están ingresados para vigilancia epidemiológica 259 pacientes: 90 extranjeros y 169 cubanos, al tiempo que se han mantenido los estudios de otros virus respiratorios sobre 15 mil 790 persona (a nivel de barriada), la mayoría positivos a Influenza A, lo cual es normal en esta época”, dijo el titular de Salud José Ángel Portal.

En este contexto, el país mantiene sus fronteras abiertas al turismo internacional, una de sus dos principales fuentes de moneda dura cuando no hay liquidez ni para pagar a tiempo las deudas, pero la pandemia no cree en turismo y ya comenzaron a bajar de manera estrepitosa esas llegadas sin que nadie pueda hacer un vaticino certero de hasta dónde tal tendencia agudizará la crisis económica que se padece, porque además el Emperador del Norte mantiene su intención de reducir a cero el ingreso de divisas y el suministro de petróleo. Se está viviendo con menos del 50% del combustible necesario.

Las escuelas y universidad, todas públicas como los hospitales, se mantienen operando , pero en las últimas horas el ministerio de Cultura suspendió los espectáculos nacionales e internacionales previstos en la isla, en tanto el organismo rector del deporte hizo los mismo, incluyendo los viajes al exterior de varios atletas, salvo los que tienen compromisos a fin de alcanzar su clasificación con vistas a las próximas e inciertas olimpiadas en Japón. Y para colmo de paradojas, tratándose de una isla bloqueada por EU y carente de recursos, las autoridades confirmaron haber recibido solicitudes de varios países en busca de ayuda médica, entre ellos Jamaica que pidió la presencia de 100 enfermeras. El diario cubano “5 de Septiembre” informó el sábado 14 de otra solicitud de ayuda médica procedentes de Lombardía, sin que hasta el momento se tenga confirmación oficial.Científicos aseguran que a pesar de la escasez de medicamentos, se cuenta con todos lo necesario a fin de enfrentar la pandemia y con reservas para la exportación del antiviral Interferón Alfa 2B, medicamento cubano único de su tipo en el mundo probado con éxito en China en el fortalecimiento del sistema inmunológico de los enfermos de ese virus. Todo indica que nadie escapará a la pandemia y el reto es saber si la humanidad será capaz de sobrepasarla. Me cuento entre los sectores poblacionales de mayor riesgo, estoy entre los que se preocupan, pero vivo en Cuba y he aprendido a confiar en la esperanza.

× ¿Cómo puedo ayudarte?