image_pdfimage_print

Cuba y sus mafias

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr. La Habana Irrumpían furiosos los años 90 y una amiga, hija de un ministro entonces, se graduó como Economista, fue ubicada en una de las tiendas estatales creadas en Cuba para recaudar

Político guapo, político feo

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Tengo una aversión profunda por los políticos, por casi todos con alguna excepción, desde que iba a un colegio de monjas cuando era niño. No me pregunten porque no sé la relación que

Contar para vivir

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Me puse a repasar mi vida de farandulero porque todos los escribidores somos malabaristas, crooners, bailarines con ambiciones de Bolshoi y niños de Jesús. Me puse a repasarla porque me acababa de dar

Llanto lorquiano por Lula

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr El dos veces presidente de Brasil, Lula da Silva, goza ya de la libertad que nadie debió quitarle nunca. En todo caso, fuera de Brasil muy pocos se acuerdan de él. Bastante tenemos

Cuando Sharon Stone se enamoró

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. “Se tarda dos años en aprender a hablar y toda una vida en aprender a callar”, escribió alguna vez Ernest Hemingway, fanfarrón cuando se le antojaba y quien nunca se planteó la necesidad

El día que me volví loco

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Llevaba una temporada dudando entre Fu Manchú y Ulises como héroe de bolsillo para mi uso y abuso. Por aquello de la señora Penélope, y aunque no tuviese más cruz que la de

Ángeles callejeros

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Es madrugada fría. El teléfono del centro ambulatorio ha sonado. La ambulancia de guardia ha puesto el motor en marcha. A bordo un pequeño hospital, cajeteros con todos los medicamentos que pueden hacer

Eva y Adán

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Se te enmarañan los recuerdos en la soledad de la isla africana, donde no oyes hablar más que de violaciones, abusos sexuales, como si el sexo no hubiese sido algo normal sin necesidad

Fake News Story

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. La puerta de plástico amarillo tenía un cerrojo descomunal, de gigante de cuento de hadas, de al menos treinta metros de largo, que ni Alicia podía tirar de él. Brigitte Bardot, que acababa