Cuba y el “Agente Naranja”

ManueL Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

La Habana 

Los cubanos se han vuelto prolíferos en calificar a Donald Trump, quien está empeñado en hacerles la vida un yogurt aunque nadie aquí haya votado por él. “Le zumba el mango este payaso”, dicen los isleños que durante 60 años han vivido al límite, mientras los calificativos se expanden. El “Agente Naranja”, le dicen ahora al personaje que tiene revuelto a medio planeta, incluidos muchos de sus aliados de siempre, por aquello de que “Estados Unidos primero”, una de las consignas casi fascistas del por ahora mandamás de Washington.

Esa posición, claro está, tiene su público dentro y fuera de la Unión Americana. La extrema derecha salta de alegría. “Los líderes de organizaciones del exilio Ramón Saúl Sánchez y Sylvia Iriondo, de Movimiento Democracia y Madres y Mujeres contra la Represión (MAR), respectivamente, manifestaron su respaldo a toda acción que suponga acorralar a quienes gobiernan en Cuba hace 60 años y ayudar al pueblo cubano. Ha llegado el momento de acabar con la impunidad que durante tantos años han tenido, dijo Iriondo, quien aplaudió que no se le permita al régimen que siga lucrando a costa del dolor del pueblo cubano”; informó El Nuevo Herald, de Miami.

Y leyendo eso uno se entera de que, para “ayudar al pueblo cubano”, EU anunció el viernes 25 de octubre que suspenderá los vuelos de aerolíneas estadounidenses a nueve destinos en Cuba, por los que viaja la mayoría de los cubano-americanos que quieren visitar a sus familiares aquí, pecado mortal ese a los ojos del Agente. Por ahora, las aerolíneas solo tendrán autorización para volar a La Habana. Antes prohibió vender cualquier cosa que tenga un 10 por ciento de equipamiento o materiales Made in USA, dijo también que sancionaría a las empresas que arrienden sus aviones a los cubanos -40 mil personas se quedara sin viajar por Cubana de Aviación-  y mantiene la cacería contra cualquier buque que transporte petróleo al país caribeño y contra cualquier operación financiera de la isla, claro, todo eso por “el bien del pueblo cubano”, según nos dicen de allá y repiten los alabarderos aquí.

Visto así, como lo ven los ultras, no habría de qué preocuparse si no fuera porque cada una de esas acciones no distinguen entre comunistas o anticomunistas, entre ancianos o niños, entre sanos o enfermos, entre cinismo o decoro. Pero bueno, ya es sabido que la política de los del otro lado no tiene por qué basarse en esos absurdos de honestidad y respeto a los demás. Lo verdaderamente importante es “EU primero” y así si algún día logran lo que llevan 60 años buscando, en esta país del Caribe será conocido “para bien de los cubanos”, dicen los ultras, ese modelo social que revienta en Chile. ¡Le ronca los cojones!.

× ¿Cómo puedo ayudarte?