De Regreso al Peach Pit

Sergio Berrocal Jr. | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Los años noventa, los nuevos 80, siguen en plena efervescencia. Aunque la productora CBS ya intentó resucitar uno de los pilares televisivos de aquella época con el fracaso de Sensación de vivir transformada en La nueva generación hace diez años, en Fox se han remangado y parece que han dado con la fórmula para traernos de vuelta a la auténtica Sensación de vivir, o al menos eso creen sus directivos. Sensación de Vivir 90210 marcó un antes y un después en la historia de la televisión popular a nivel mundial. Fue y es literalmente la causa de la creación de series como Melrose Place o Models, aunque estas últimas no terminaron de cuajar. Los recién nacidos de Aaron Spelling marcaron escuela, maneras y estilo.En un comienzo los protagonistas principales eran los hermanos Walsh, (interpretados por Jason Prestley y Shannen Doherty), pero con el tiempo la serie se terminó enfocando otros aspectos de la actualidad juvenil tales como violaciones, el alcoholismo, las drogas, el suicidio de adolescentes, el embarazo precoz o el racismo social dejando de lado el formato inicial.Y es que aquellos amigos no fueron solamente los primeros en manifestar problemas reales que iba más allá de la ficción, sino que se hablaba abiertamente del tema reunidos en torno a una mesa de aquel restaurante ambientados en los años cincuenta llamado Peach Pit. Era ahí donde estribaba la diferencia entre ser 90210 o no serlo.

En octubre de 1991 Telecinco estrenó Sensación de vivir en España y con ella el boom generacional se hizo.Al lado de lo que provocaron los niños Spelling la movida madrileña ochentera era un chiste mal contado.Sin embargo, no debería ni puede existir regreso del elenco original tan simple y llanamente porque el otro héroe nacido once años después de la muerte de James Dean heredero universal de Rebelde Sin Causa, Luke Perry, murió de un derrame cerebral el 4 de marzo de 2019.Treinta años después de que los viernes por la noche aquella sintonía entrase por la pequeña pantalla y provocase un silencio de misa , la cadena Fox trata de resucitar el famoso equipo que Aaron Spelling creó sin darse cuenta de que la partida termino antes de empezar comprometiendo así el 1675 Altadena Drive Altadena donde los Walsh hicieron historia.En aquellos años noventa que yo viví en la madrileña calle Apolonio Morales 31, los millonetis afroamericanos buscaban una historia de guión en la cual un negro también pueda reinar en Hollywood, de hecho, fue así como el promotor musical Benny Medina decidió comercializar una historia para televisión basada en su vida.Medina había crecido en el East Los Ángeles en el seno de una familia sin recursos, pero un día su existencia cambia a raíz de una amistad con un joven blanco adinerado que vivía en Beverly Hills y cuya familia lo aceptó como uno más de ellos.

Con un cambió racial y otros ajustes nacía en la televisión la primera familia rica de afro-americanos y con ella las excentricidades de los Banks. Estábamos lejos del formato del CosbyShow emitido de 1984 a 1992 donde Ed Weinberger guionista de la serie relataba la historia de un médico y una abogada al mando de familia numerosa en Brooklyn.Interpretado por Bill Cosby y Phylicia Rashad los Huxtable eran la otra cara de la América negra en la pequeña pantalla con la única diferencia que vivian como los blancos ricachones. Fuese como fuera en aquellos años del Peach Pit y de aquella calle del paseo de La Habana nacieron mitos y entre ellos el de Will Smith.Medina le propuso la idea a Quincy Jones, quien acababa de firmar un contrato de televisión con Time-Warner. La idea impresionó a Jones así que organizó una reunión con el entonces jefe de NBC Brandon Tartikoff. Medina deseaba que Will Smith lo personificara en el show. Smith para ese entonces ya era famoso gracias a su carrera musical como The Fresh Prince. Después de la reunión, Tartikoff les comunicó estar interesado en el show así que Medina se dio a la tarea de encontrar a Smith, quien en ese entonces se encontraba en la costa Este del país, y le pidió que tomara el vuelo más rápido posible a Los Angeles para asistir a una sesión de casting con carácter de urgencia ya que Tartikoff había dicho que antes de continuar con el proyecto deseaba asegurarse que Smith pudiera actuar.

Debido a que varios de los involucrados eran personas muy ocupadas, la sesión del casting de Smith y los detalles finales del programa se llevaron a cabo en la fiesta de cumpleaños de Jones.Smith cuenta que a medio festejo Jones ordenó a un grupo de gente que acomodaran sus muebles en la sala para simular un cuarto de casting y, después de que Tartikoff quedó satisfecho con la actuación de Smith, se firmaron los contratos allí mismo para aprobar el programa de televisión y comprometer a Smith en el proyecto.Menos de dos meses después, la grabación del piloto comenzó el primero de Mayo de 1990.

 

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?