image_pdfimage_print

Esconderse

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Llegas a la conclusión, y la vida te da razón, de que si no quieres tener que recurrir más de la cuenta a ansiolíticos, alcohol o a la nicotina en grandes dosis, la

Brasil: acabar con el marxismo

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Entre 1977 y el año 2000, –ahora no sé cómo será con los nuevos tiempos– los automóviles oficiales de los ministros del gobierno federal brasileño paseaban a sus titulares en automóviles cuyas matrículas

Mi imposible amor con Marilyn

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Nunca pude casarme con Marilyn Monroe, que en lo absoluto no hubiese sido más difícil que ganar todos los precios de la lotería juntos. No fue porque no me hubiese querido. En realidad,

Muñecos de miedo

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Me lo decía bajito mientras apuraba un café con leche en un bar bastante cutre pero donde se oye reír de vez en cuando. En los bares elegantes que frecuenté en otros tiempos

Con huella gitana

Rafael Lam | Maqueta Sergio Berrocal Jr. La Habana.- Los gitanos vuelven a estar en el centro de la atención mundial, ahora que los están expulsando de Francia. Su saga es bien conocida, se encuentran dispersos por  el mundo. Cuba

Rita Hayworth en la hoguera

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. Te chirrían los dientes de tanto contenerte, ya no sabes a que extraño diablo crucificar, a que santo encomendarte. Porque lo último que se puede perder son las ilusiones. Y cuando alguien quiere

Güisqui con té negro

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. A la tercera taza de té fuerte, al borde de la amargura de haber tenido que reemplazar el güisqui de las 12 gmt por este brebaje para el que se necesitaba hasta ahora

Aquella Vita Dolce

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. 1960 había sonado en el campanario de la Iglesia Santa Margarita y veíamos “La dolce vita” de Federico Fellini sin pensar que el escándalo estaba no en aquella vida romana que toreaba el

Entre Vistas

Marcelo Aparicio | Maqueta Sergio Berrocal Jr El género periodístico de la entrevista está ultimamente –y desde antes también– sobrevalorado. Puede ser que mi opinión se deba a que muchas, la mayoría, no creo que reflejen exactamente ese vis a

El cava de escribir

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Los que por profesión, vicio o necesidad de no estar en el psiquiatra cada cuatro días, escribimos casi todas las mañanas, antes de que nos vea la muchacha del quinto derecha, lo que

La Habana, carpe diem

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Todavía no había monstruosos hoteles. El Capri y el Nacional eran los dos más elegantes y queridos por los visitantes. El compañero Chango me llevó a la Marina Hemingway porque quería comprar unas

La primavera de los patriarcas

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Abdelazis Buteflika lleva como veinte años de Presidente de Argelia pero ahora quería un quinto mandato, un cachito más de poder, al que ha tenido que renunciar porque la juventud de su país,

Volver

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr Mamarrachos del mundo entero, uníos, porque del mismo modo que Zinedine Zidane ha vuelto al Real Madrid donde fue feliz y comió perdices, nosotros volveremos a nuestros amores, a nuestras pasiones, a nuestros

Tiempo del tiempo

Sergio Berrocal | Maqueta Sergio Berrocal Jr. No los he contado, pero cualquier vida debe de estar dividida en muchos cuartos de hora. ¿Cuántos habrán sido felices y cuántos catastróficos?Un cuarto de hora catastrófico es una eternidad. Un cuarto de