Enlazadas en una palabra: ¨Cubanas¨

Mujer, y cubana, yo diría que es una dicha incontenible que no cabría en una sola persona. En cualquier rincón del planeta, las mujeres se sacrifican para atender a sus hijos, sin tener una organización como a la que pertenecemos nosotras, las mujeres cubanas, por tanto somos incontestablemente mujeres bárbaras, porque además de esto contamos con una vital Federación de Mujeres Cubanas que sostiene desde hace un montón de años una de las osadías más grandes de la Revolución: la emancipación de las féminas de la isla. Un ideal que yo diría se sostiene desde hace dos siglos atrás cuando estuvo hasta impregnado en la literatura romántica, condicionado por la naturaleza Mariana, esa Mariana que hoy todas creemos que somos, y que indudablemente llevamos dentro, la influencia del independentismo y la noción del heroísmo femenino. Porque desde la literatura, las artes plásticas, la danza, el teatro, la ciencia y todas las manifestaciones juntas conllevan el trabajo desmedido de todo un ser que se desdobla en muchas: ama de casa, madre, líder, amiga, artista, para seguir siendo una sola. Porque pueden ser sus hijos, sobrinos, padres, primos, o amigos de la infancia, la mujer cubana es 100% devota a aquellos que considera de su familia y se ha ganado buena fama de madre sobreprotectora (aunque de chancleta en mano), eso sí. Porque la facilidad para tragar en seco y empezar otra vez solo es propia en nosotras, y al mal tiempo siempre ponemos buena cara y echamos pa´ lante al precio que sea. Porque somos especialistas buscando soluciones, reciclando y reinventando lo que ya se inventó y con ello llegar hasta el fin de mundo si necesario fuese.

Porque todas llevamos ese disfraz de frívola, escandalosa, dominante y carácter fuerte, la simpleza que nos define se contrapone a todo esto. Porque  somos una casta propia y derivada de la mezcolanza entre los españoles colonizadores, los esclavos africanos y los asiáticos que alguna vez emigraron y dieron como resultado a la muy famosa mulata cubana, confluyendo también una amplia gama de hermosas figuras, pieles y rostros.

Porque es difícil no encontrar a una cubana sonriendo o buscándole el chiste a cuanta situación lo amerite.Porque nuestra eterna disposición siempre es bailar y más que un mito es una verdad como un templo. Porque simplemente la hermosura de la mujer cubana enaltecida por su cultura es una realidad palpable desde los 4 puntos cardinales del planeta.

Por todo esto y más…hoy me defino más cubana que nunca.

× ¿Cómo puedo ayudarte?