´´La cultura que viste a los cubanos´´

Ary Suarez | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Decir cubanía, es decir un ID, una Identificación…es la idiosincrasia propia de los cubanos, y que nos hace, nos nombra auténticos y únicos en el mundo. Esta rica e increíble cultura que heredamos de los aborígenes, españoles, africanos y otros que migraron a la isla se refleja hoy día en un abanico de expresiones artísticas, comportamientos, tradiciones y prácticas culturales. Desde la infancia cada uno (a) crea, poco a poco, su idea de cubanía. Para el niño comienza a tener un significado especial el color rojo o azul de su pañoleta, el saludo a la Bandera de la Estrella Solitaria, la promesa de ser como el Che y cantar cada mañana el Himno Nacional con total respeto. Ser cubano es saberse de memoria los versos sencillos de José Martí, o la tan reciente canción ´´Me dicen Cuba´´ de Alexander Abreu, sin tener conciencia de cuando lo aprendimos. Es ser capaz de dar los primeros pasillos de baile con tan solo unos meses de haber llegado al mundo, sentir la rumba, el son, el cha cha chá o la salsa como ritmos muy cercanos.

La pelota (béisbol) es mucho más que un deporte nacional, es cuestión de vida o muerte, y de convertir en intocable el TV cuando se está transmitiendo un juego, y no hacen falta muchas razones o excusas para armar una fiesta improvisada, sacar el juego de dominó y compartir unos traguitos con los amigos o familiares, estar vivos es suficiente pretexto.

Los cubanos hablamos alto, gesticulamos para hacernos entender y tenemos un muy singular sentido del humor, que nos permite disfrutar una película como la muerte de un burócrata porque sabemos que esta es la isla muchas veces de los imposibles, de lo ´´real maravilloso´´, donde un mismo tema puede hacernos reír o llorar, dependiendo de la situación y contexto.

Solo un cubano puede saber la hora exacta en la que mataron a Lola,  de donde son los cantantes, o simplemente saber que trae el rio cuando suena.

Además del café, el tabaco, el ron, la guayabera, el sombrero de yarey, y otros muchos símbolos, hay una entereza, un saber imponerse ante cualquier adversidad, una necesidad de compartir y ayudar a los demás, que también distinguen al cubano.

La convivencia de diversidad de religiones convirtieron en un sincretismo a las deidades africanas con las españolas, nombrando a cada virgen con un santo africano, la sensualidad o coquetería con la que pueda bailar una chica, la acerca a un estrecho vínculo con Oshun, la virgen de la Caridad del cobre y gran protectora de Cuba, o la fortaleza y entereza de un hombre que lo lleva a un gran parecido con Changó, un rey entre hombres y Virgen de Santa Bárbara para los católicos.

La definición de cubanía la adquirimos desde que abrimos los ojos a este sol potente y abrasador, que no delimita estaciones del año; la moldeamos cuando vemos por primera vez el mar, la enriquecemos cuando nos descubrimos diferentes y a la vez, iguales, en Guantánamo, Camagüey y Pinar del Río; pero no se termina sino con el día a día, y no es posible borrarla, ni con la distancia.

×

Hello!

Click one of our representatives below to chat on WhatsApp or send us an email to tonitoboxmail@gmail.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?