El 105

Mª Victoria Páez | Maqueta Sergio Berrocal Jr

La había citado a las 12.30 del medio día, en un céntrico edificio de Madrid. Sabía de sobra que tendría su “ SI” rotundo, pero necesita escucharlo de sus labios. Todo preparado: rosas amarilla en sitios estratégicos, vino con un paladar nuevo (aunque con aromas añejos), música con aires de “ Memorias de África” y la mejor de sus sonrisas. No se resistiría. A fin de cuentas, llevaba 51 años sin hacerlo, ¿por qué ahora?. La última vez que se vieron le empapó las pestañas de purpurina y le prometió no tardar. eAllí estaba ella, ansiosa y puntual, a las 12.30:

Cariño dime, de verdad o de mentira, que soy el único en tu vida, que empezaste tu andadura con este amor y esta locura y que no hubo nadie mas.Lo miró con los ojos como platos mientras aceptaba la copa de vino, esperando que supiera a joven. Lo probó con delicadeza, esperó unos segundos, haciéndose la interesante, y le espetó:

¿ Para esto me has hecho venir? ¡ Me dejaste el 27 de Julio en Málaga perdida entre 3500 personas ¡¡ No he sabido de ti!¡ Para esto llamas ahora! A esa altura la tenía cogida por la cintura por la cintura y le tarareaba al oído un millón de promesas:

Yo prometo

Que estaremos siempre unidos

En el gozo y en el llanto

Yo prometo

Que andaremos siempre juntos

Por el mundo paso a paso

Sin dejar que la soltara se revolvió en aquel hueco de sus brazo y le soltó:

Promesas nada mas Promesas que se olvidan, Palabras que se lleva el mar y el viento con la vida Estaba decidida a resistirse, no quería más estrellas alcanzadas con la mano, no quería escribir nada más sobre la arena, no quería que le soltara la cintura. Estaba en plena ofuscación cuando le susurró muy, muy bajito “ hablemos de tu amor y de mi amor, deesa única verdad de nuestra vida”:

Niña, fue el día que te conocí. No te enfades conmigo. Mi mundo es inmenso,pero, a la hora de la verdad siempre vuelvo a tus brazos. Nos conocimos aquella madrugada. ¡ No seas así!¡ Soy el amor de tu vida!¡Tenías cinco años la primera vez que nos vimos, aunque yo te había cantado antes! Lo de julio fue una de tantas. Seguimos siendo nosotros. Sin soltarle la cintura le volvió a llenar la copa de ese Merlot, que sabía a vino joven y golpeaba la copa como si el repiquetear lo hubiese compuesto el mismísimo Mancini. Definitivamente habían perdido la vergüenza:

Qué sabe nadie, amor mío, de lo que me gusta en este mundo, de lo que quiero o no quiero en el amor. A mi no me cuentes rollos ,vale – se revolvió sin poder soltarse de aquellamano- He caído millones de veces en tu trampa, no me engañas……

Le puso un dedo en los labios y, con su sonrisa conquistadora y muy poca vergüenza le susurró “ siempre estás diciendo que te vas y con paciencia yo te escucho sin parar” Había ganado otra vez. Lo sabía. Llevaba casi cincuenta y dos años de pulso, y siempre caía a su pies. Los dos llevaban medio siglo oliendo a ternura, desprecio, amor,desilusión, nervios, risas de amantes sin cama, promesas vacías, deseos incumplidos, lechos sin amantes. Ella no era Laura “ la de aquel día”, era muchísimo más. Lo había acompañado “ el día aquel” y el último medio siglo, en horas tan maravillosos como el cuarto de siglo del Bernabeu, y tan trágicas como el de la compatibilidad de el hígado que necesitaba con desesperación.

Se había acostumbrado a no mover ficha sin la aprobación de su “niña”; ella siempre diría si, pero él precisaba cortejarla. A fin de cuentas, seguía siendo el mismo caballero que la recogió el 9 de abril de 1967 en el Hospital Dr. Gálvez de Málaga y la convirtió en mujer a golpe de canciones. Ella, ahora, era una mujer de la vida, del siglo XXI.
El, la adoraba así. Resinfonico

Refinfonico es el disco 105 de Raphael. Publicado el pasado 9 de Noviembre. Diez de sus canciones de gloria tocadas con una orquesta de 90 músicos y adaptadas por el compositor de bandas sonoras Lucas Vidal.El sabe que me gusta. No se por qué me invita a Merlot. Las burbujas que ha querido poner me sobran. El mundo entero sabe que te adoro.