Maniobras brasileñas contra Cuba

José Dos Santos | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

“La participación cubana en el mismo se realiza a través de la Organización Panamericana de la Salud y se ha distinguido por ocupar plazas no cubiertas por médicos brasileños ni de otras nacionalidades….

“En la abrumadora mayoría de las misiones cumplidas los gastos han sido asumidos por el gobierno cubano…

“A los colaboradores se les ha mantenido en todo momento el puesto de trabajo y el 100 por ciento de su salario en Cuba, con todas las garantías laborales y sociales, como al resto de los trabajadores del Sistema Nacional de Salud… Esos son elementos de la respuesta cubana a una clara maniobra para drenar el sistema de salud cubano, basado en dos conceptos, además de la calidad humana y técnica de sus integrantes: vocación solidaria e internacionalista. Con una oferta, aparentemente “justa”, del próximo presidente brasileño  Jair Bolsonaro, en relación con el Programa Mas Médicos,  se convoca de hecho a los profesionales cubanos a dejar el país (con familia incluida) para servir en el extranjero, dándole la espalda a la nación-sistema-pueblo que les dio, entre otros beneficios, educación gratuita para formarse y corre con gastos de todo tipo en esas misiones (incluida la relativa desatención a nuestra población, a la que ningún médico visita en su casa, como si hacen los cubanos en Brasil). Incluso la “prueba” que anuncian es más que todo una cortina de humo para darle viso de formalidad a una acción desestabilizadora.

Entre los datos de la respuesta cubana hay muchas cifras que harían pensar, porque si por prestación de servicios médicos externos este país hubiera cobrado el promedio del costo mundial de la atención que han brindado, incluidas las de urgencia, en condiciones de desastre, etc, estuviéramos pasando menos necesidades materiales que las actuales.

Esta es, a mi juicio, otra cara del bloqueo que encabeza Estados Unidos para ahogar un proceso social que no se pliega a su voluntad imperial.