Al cine, la “Red Avispa” de los servicios de inteligencia cubanos

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

La Habana

Cuando leí “Los últimos soldados de la Guerra Fría”, del periodista brasileño Fernando Moraís, percibí un intento serio de abordar un tema que durante 20 año polarizó pasiones. La llamada “Red Avispa” de los servicios de inteligencia cubanos había logrado penetrar los recovecos del exilio anticastrista ultra duro en Miami y al ser detenidos sus integrantes, siete pactaron con la fiscalía para salvar el pellejo, cinco mantuvieron sus posiciones ideológicas, aunque le costó largas penas de prisión – Gerardo Hernández cargó con dos cadenas perpetuas- y uno, Juan Pablo Roque, logró escapar poco antes de que se consumara la captura y en la isla se convirtió en fantasma. Tengo la impresión de que al hacer su obra Moraís intentó apartarse de la versión de Washington (“los cinco cubanos son espías peligrosos”) y del punto de vista de La Habana (“son cinco luchadores antiterroristas”). Y tengo esa impresión por el resultado de la investigación y por sus fuentes, entre ellas el mismo Roque, ex mayor de la Fuerza Aérea Revolucionaria, quien desembarcó allá en un avión presuntamente robado aquí y escapó a su país, donde reside bajo total discreción, mediante una acción similar. Otra de las fuentes es un cubano de encumbrada posición política entonces, quien antes de que el libro del brasileño saliera de imprenta resultó detenido bajo acusación de trabajar para la tenebrosa CIA. En círculos reducidos se comentó incluso que los informes de este señor sirvieron para complicar en más de una ocasión las negociaciones secretas con vista a la liberación de Gerardo Hernández.

Por todo esto, mis expectativas se dispararon cuando conocí que el mexicano Gael García Bernal figura en el elenco del próximo filme “Wasp Netwoerd” (Red Avispa), consagrado a los cinco agentes. El francés Olivier Assayas dirigirá la filmación y la española Penélope Cruz será otra de las protagonistas de la cinta, que en hora y media pretende abordar este asunto. Lejos todavía de las pantallas, la obra en gestación tiene irritado al exilo cubano de Miami, donde operaron los agentes, y por cuya liberación se movilizaron cientos de miles de personas durante 20 años en el país caribeño y otras latitudes.

Dos de los cinco cubanos, dos regresaron a La Habana tras cumplir sus condenas y los tres restantes, Gerardo Hernández incluido, lo hicieron en diciembre de 2014 como resultado del deshielo pactado por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

“Red Avispa” se inspira en el libro de Morais, y es la segunda película en preparación sobre el mismo tema, junto con la producción cubano-canadiense “What lies across the wáter: The real story of the cuban five” (Lo que hay del otro lado del mar: La verdadera historia de los cinco cubanos).

Con presupuesto superior a los siete millones de dólares, esta cinta parte de las investigaciones del periodista canadiense Stephen Kimber y pretende narrar “una inspiradora historia de idealismo y altruismo”, según dijo a la revista Variety  Terry Greenlaw, uno de sus productores.

“Es muy difícil una historia de tantos años resumirla en una hora y media”, declaró recientemente en La Habana Gerardo Hernández, quien consideró que ambas iniciativas son “proyectos serios” y confía en que “sean lo más fiel posible que una película permita a la historia real”.