Alicia

Victoria Páez | Maqueta Sergio Berrocal Jr

Mi niña Alicia cumple hoy 2 años: con sus dientes blancos relucientes, su charlatán balbuceo y sus ojos profundos, que extrañan a esta su loca tía, a la que la vida le tiene el tiempo tan recortado que apenas conoce.  Hoy, precisamente hoy, la víspera del Gran Día de esta Málaga tibia, víspera de la Virgen de la Victoria, la vida me hizo el regalo más grande que se le ocurrió, y esa fuiste tu, niña de ojos pardos. Hoy, me toca a mi, hacerte un regalo de cumpleaños y pensé en buscar algo que mires, tantas veces como quieras, cuando seas mayor; un regalo que no dañe el tiempo, que no ocupe sitio (sólo el de tu corazón), que no se vuelva amarillento, que no pase de moda.

Hoy quiero regalarte un sueño; un sueño, que fue mío en su momento, y no quiero dejar que pase un día más sin contártelo. Debes guardarlo con la misma ternura, con la que yo hoy te lo entrego, y, prometerme, que, cuando yo sea viejecita, vendrás a contármelo alguna vez. ¿Trato hecho mi amor? Empiezo ya, no te impacientes.

Sabes cuál era el nombre de mi sueño: ESPERANZA.

Sí, yo era mayor que tu: tenía 13 años, el día que me enteré que iba a tener un hermanito.  Te mentiría si no te dijera que fue una sorpresa, porque tita Tere y yo, ya estábamos creciditas. Aquel notición revolucionó una casa, que ya había entrado en calma, en la que no se escuchaban risas de bebe desde hacía muchos años, y los últimos pañales que se habían usado eran los de tela de algodón.

Comenzamos una loca cuenta atrás. La abuela había regalado todas las cositas que precisa un bebe como tu; y tu abuelo, que desde donde me esté leyendo, sabe que digo la verdad absoluta, no quería nada prestado: “ Su bebé debía venir de estreno”.Recuerdo tardes dignas como la de “Misión Corte Inglés”, en la que compramos tal cantidad de cosas, que nos regalaron un capazo forrado en tela de vichí.

¡Se me olvidó una cosita Alicia! Todos ,menos tu abuelo, estábamos totalmente convencidos, de que aquella sorpresa tendría pitillo…. ¿ cómo pudo tener el abuelo tanta intuición? ¿Cómo pudo tener la paciencia de contrariar a un batallón de mujeres, que preparaban un ajuar celeste, durante 9 meses?

A las 00.15 minutos del 12 de noviembre llamó el abuelo desde el Hospital: “¡ES UNA NIÑA PRECIOSA! ¡SE LLAMA ESPERANZA ¡”. Esa noche apenas dormí: ¿cómo sería? ¿A quién se parecería? ¿Lloraría mucho?…todas esas dudas desaparecieron cuando, al día siguiente, vi la carita de Esperanza, en su cunita de hospital. Ahí, mi niña Alicia, arrancó mi sueño, y no estoy segura de haber despertado todavía.

Tu madre era preciosa, de carita redondita y rosada, tranquila, reposada, ni muy grande ni muy pequeña, con todos sus deditos en las manos y en los pies (perfectamente formados), con una boquita chiquitita: Y la loca cabeza de tu tía empezó a elucubrar.

Noooo…..Esperanza, tu madre, no podía ser una hermana cualquiera, no, yo ya era mayor, y no estaba dispuesta a permitirlo. Tu madre tenía que ser la mejor, entre las mejores: la más lista, la mas simpática, la mas hábil, la más inteligente, la más guapa, la más….. perfecta, simplemente perfecta.

Mira mi Alicia, te juro que le entregué toda mi adolescencia y juventud para que así fuera : la llevé todas y cada una de las mañanas al colegio, la mayoría de ellas, portando una guitarra ( que no se si le sirvió de algo); preparé con todo esmero su Primera Comunión; le compré su primer móvil para que los abuelos la dejaran salir hasta mas tarde….pero el sumun de todo todito fue el “ FESTIVAL DE LA VACA DE LLEIDA”, una larga historia por contar, en la que tu tío Miguel siempre pensó que perdería sus atributos masculinos en manos de tu abuelo….pero eso te lo contaré otro día.

Alicia, mi sueño, se fue haciendo realidad: mamá fue una niña preciosa, que se transformó en una adolescente bella y, hoy, es una mujer formidable. Ante el asombro de todos, con 21 años era Licenciada por la Universidad de Málaga, dejando atrás un brillante currículum de matrículas de honor. Y si con 21 tuvo su carrera, con 24 era funcionaria de la Junta de Andalucía. Simpática, educada, amable, insoportable al despertar, ingeniosa si corresponde o tajante si debe serlo.

¿Papá? ¿ Quieres saber cómo conoció a papa?. Eso mejor se lo preguntas a ellos dos, pero la culpa fue del Heavy Metal. Yo puedo contarte la primera vez que lo vi, fue una nochevieja en la que subió a casa de los abuelos y yo me empeñe en darle una copa de champan…que apuro pasó Alicia, tu sabes bien que papá no soporta el champan. Y yo ¿ qué sabía?

Si mi amor, claro que supe ese día que mi sueño se había multiplicado por dos. ¿ qué cuándo comprendí que no me equivocaba?: El día que tu papi puso en la puerta del Parque San Antonio el coche del abuelo Manolo, para que tus primos recién nacidos, llegaran a casa, en medio del diluvio Universal. Todavía le doy las gracias.

Juntos, construyeron su vida paso a paso, hasta que pensaron que ya era hora de que tus ojazos de revolucionaria sandinista y tu llegarais a tirarle del rabo a Katia, tan gata gris ella, pero, sabes qué, por si mi sueño había sido pequeño hasta entonces: ¡ QUÉ YO LOS CASE ALICIA¡¡A QUÉ NO LO SABIAS¡…..si, en pleno mes de Agosto, en una finca de cuento de hadas, con un traje para desmayarse y tito Miguel colgado de su brazo ( a fin de cuentas había sido el primer hombre que le había mordido el culo a mami ), se me volvió a plantar delante, belliiiiiiisima, me sonrió, como lo llevaba haciendo toda la vida, y allí se quedó plantada, al lado de tu guapísimo papá, hasta que yo decidí que :“Podía besar a la novia”.

No cariño, no lloré…yo era la celebrante perfecta. Lo dejé para después, para el baile, cuando tus papis nos enseñaron todos sus recuerdos y después dejaron cantar a Raphael; entonces si princesa Alicia, por lo menos fueron 2 cubos de lágrimas llenos hasta el borde. Nooo, no te asustes bebe, la tita lloraba de felicidad, y como no podía guardarla en el pecho la solté a modo de lagrimillas.

Pero mi sueño no acaba aquí mi bombón (ves cómo lo tendrás que leer muchas veces): Acababan de pasar los Reyes Magos, y, un sábado cualquiera, comiendo en esta casa llena de perretes y con Tommy ladrando (verdad Alicia), papi y mami nos dijeron: “Alicia ya está en modo CD”.

Y, hoy, precisamente hoy, hace 2 añitos, estábamos sentaba sentada en el mismo Hospital donde nacieron tus primos, cuando escuchamos decir: “¡FAMILIARES DE ALICIA LA TORRE!”… unos segundos de confusión… Y más lágrimas de felicidad, mientras tu nos explorabas a todos, con esos ya tus ojazos….. por todo eso, y por muchas cosas más mi amor, hoy es tu  CUMPLEAÑOS.

Tú que pareces sabia ¿crees qué ya soñé bastante con Esperanza o debo seguir haciéndolo? No tengo ni idea mi bombón. Hacemos una cosa, como mañana iré a probar tu tarta de cumple charlamos, y con tu balbuceo maravilloso de niña traviesa llegamos a un acuerdo con mi sueño o con tu mamá, como quieras llamarlo.

¡Ah! Si la ves antes que yo, dile que la quiero mucho.

Hasta mañana mi princesa Alicia

          ¡ FELIZ CUMPLEAÑOS ¡