Treinta años de la Jungla de Cristal

Sergio Berrocal Jr. | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Treinta años se cumplen del comienzo cinematográfico de Bruce Willis y de su alter ego John Mc Clane y su condenada mala suerte para estar siempre en el lugar incorrecto.Convertida en película de culto, La Jungla de Cristal, largometraje de 1988, dio paso a un nuevo cine de acción y creó al llamado héroe moderno.Cuando Willis fue elegido para interpretar a John Mc Clane, el héroe de esta despampanante película de acción, era conocido por su papel en la serie de televisión Luz de Luna pero entonces nadie daba un duro por él. En aquellos años los que esclavizaban al público eran Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone o Chuck Norris mientras que el John Mc Clane de Bruce Willis era el típico tío normal, desastroso con conflictos familiares que se convirtió en el primer antihéroe del cine.

Aprovechando el aniversario de La jungla de Cristal un joven guionista que debutó a finales de los noventa y que apenas nadie conoce toma prestado el ambiente de una película de 1974 titulada Infierno en la Torre y algunas que otras escenas de la película que lanzo a Bruce Willis y garrapatea el guion de una película titulada El Rascacielos.

Interpretada por Dwayne Johnson (conocido como The Rock) la historia gira en torno a Will Sawyer, antiguo líder del Equipo de Rescate de Rehenes del FBI y un veterano de los marines que en la actualidad trabaja como asesor de seguridad encargado de gestionar las infraestructuras de los rascacielos más grandes del mundo. Este actor de origen samoano es uno de los pocos que ha demostrado su valía como héroe de acción en una época en la que este tipo de galán está de capa caída, principalmente por el auge de los superhéroes.

Su director Rawson Marshall Thurber pretende que El rascacielos, filmado en Vancouver, Canadá, sea la nueva Jungla de Cristal. No obstante, cuando éste recurrió a Dwayne The Rock Johnson quiso asegurarse que la gente fuese a verla y con un luchador de la WWE metido a actor de éxito intentó asegurarse una cierta tranquilidad taquillera.

Dwayne debutó en The Mummy Returns, donde interpretaría el papel del Rey Escorpión y un tanto después la secuela de ésta, titulada The Scorpion King, al lado de Kelly Hu y el desaparecido Michael Clarke Duncan, gozaba ya de cierta fama en Hollywood y el hecho de que la trama del guerrero acadio apasionado por el duelo a espadas cuyos dominios se extendían desde la cuenca del Tigris y Éufrates, Elam, Siria y el Líbano pasando por la costa mediterránea había sido un éxito mundial aquel director novel vio las puertas abiertas a su demencial proyecto sin pie ni cabeza.

Licenciado por la Universidad de Miami en Fisiología y Criminología Dwayne The Rock Johnson, medio cansado del Wrestling y con miras a otros lares, decide compartir su tiempo entre el mundo de la lucha y el cine donde tras la legendaria cinta del Rey Escorpión encadena títulos como Fast & Furious 5, 6 ,7 y 8, Doom la puerta al Infierno, BeCool, Jumanji Proyecto Rampage o Baywatch (Los vigilantes de la Playa) junto a David Hasselhoff.

El error de la trama de la película El rascacielos es fácil de identificar: tiene 43 años, es natural de San Francisco y se llama Rawson Marshall, pues en aquella película de John McTiernan titulada La Jungla de Cristal todos éramos Bruce Willis. El antihéroe que todos queríamos ser. Sin embargo durante la década de los noventas muchos fueron los que ambicionaron revivir el histórico resultado de la Jungla de Cristal cuya recaudación fue de 140.767.956 dólares.

Títulos como Operación soldados de juguete de 1991, Máximo Riesgo de 1993, Doble mortal de 1995, Muerte súbita del mismo año, infierno de Cristal en 1996, Decisión crítica también en 1996, Point Blank en 1998 o Hard Rain fueron algunas de películas que quisieron ser y no pudieron.

En definitiva, el guion que el jovencito “escribió” es una peliculita de acción de serie b cuyas peripecias que el protagonista lleva a cabo para enfrentarse a un enemigo muy superior en armamento le convierten poco menos que en un superhéroe que vuela literalmente entre edificios.

Con este esbozo las cosas no es que no se tomen en serio, es que resultan ilógicas y ridículas.