Once años sin el Bad Boy del Jui-jitsu Brasileño

Sergio Berrocal Jr | Maqueta Sergio Berrocal Jr

El 14 de Diciembre de 2007 todos los medios brasileños se hacen eco de la noticia: Ryan Gracie, pentacampeón de Jiu – jitsu y Valetudo es detenido por la Policía Militar de São Paulo en la zona sur de la ciudad, a pocos metros de su residencia en Itai. Según testigos presenciales citados por toda la prensa brasileña, Ryan atravesaba una crisis personal cuando salió de su casa sobre las doce del mediodía armado de un cuchillo. Atracó a un conductor de setenta y siete años de edad y le sacó de su automóvil con el que se fugó. Poco después arremetía contra otro automovilista y un motoboy (recadero). Finalmente, treinta compañeros del recadero acudieron en su ayuda y consiguieron inmovilizar a Ryan hasta la llegada de dos policías, los cuales le condujeron a la comisaría del distrito 15.

El campeón fue sometido a unos análisis de orina, aunque previamente había admitido que tomaba drogas. Dio positivo en cocaína, marihuana y crack. Se le trasladó a otra comisaría de Sao Paulo en la madrugada del sábado día 15. Allí le visitó su psiquiatra particular, el Dr Sabino de Farias Neto, quien le recetó medicamentos que, de acuerdo con las versiones de la prensa brasileña, constituyeron una auténtica “coctelera”. Dos horas más tarde se producía la muerte. La familia del difunto ha pedido el enjuiciamiento del médico.

Flavia Gracie, hermana del finado, dijo al rotativo O Estado de São Paulo que ella misma se había extrañado de la medicación dada a su hermano y que así se lo dijo al psiquiatra que la había prescrito. El médico le aseguró entonces que no entrañaba el menor peligro. Pero ella insistió y dijo no comprender que su hermano permaneciese en la comisaría en lugar de ser hospitalizado inmediatamente.

Es la misma pregunta que se hizo en los medios locales el padre del campeón, Róbson Gracie, presidente de la Federación de Jiu-jitsu de Río de Janeiro, quién se preguntó: ¿Por qué si la policía sabia que sus análisis dieron positivos en crack marihuana y cocaína no intentaron ingresarlo en un hospital de inmediato?.

Meses después de la muerte, la policía civil de São Paulo, a raíz de la autopsia oficial, afirmó que la muerte se debió a un fallo cardíaco provocado por la ingestión de varios medicamentos. Pero aparte los que le recetó el psiquiatra en su lugar de detención, Ryan Gracie había tomado previamente anxiolíticos y somníferos, reveló a su vez el médico forense responsable de la autopsia, Dr. Laércio de Oliveira César.

De acuerdo con todas las manifestaciones hechas a la prensa brasileña por la familia del luchador, la culpa de su muerte la tiene el psiquiatra.

Es cierto que el luchador no era desconocido de la policía paulista, que en el año 2000 le detenía en una discoteca tras verse envuelto en una pelea con arma blanca. Cinco años más tarde, Octubre de 2005, el “Bad Boy” de la familia Gracie, como mucho lo llamaban, estuvo mezclado en un tiroteo. Los médicos tuvieron que hacerle una transfusión de sangre para salvarle la vida.

Durante todos estos años, Röbson intentó que su hijo se pusiera en manos de profesionales ya que le veía cómo queriendo evadirse, pero ¿de quién?. ¿Era el apellido de la familia el que le pesaba?

Sea como fuese, tras la polémica muerte, el Condepe (Conselho Estadual dos Dereitos das Pessoas Humanas) emitió un comunicado declarando: “Existieron fallos por parte del Estado.” Este organismo afirma que el pentacampeón debería haber sido internado cuando tuvo los problemas en la comisaría y ser examinado en un hospital. Gracie Ryan era uno de los luchadores más apreciado y también más envidiados pues pertenecía a la familia que introdujo el Jui-Jitsu en Brasil. Para algunos, era un “chico malo” y para otro un verdadero showman cuando se trataba de conseguir audiencia en televisión. Protagonizó una sonada bronca durante una aparición en el “programa do Malandro” con otro luchador de Jiu-Jitsu conocido como Wallid Ismail.

Varios meses después del triste fin de un campeón, el diario Folha de São Paulo afirma que el famoso psiquiatra que le atendió en sus últimos momentos será enjuiciado por homicidio.

Meses después, aquellos que le conocieron todavía son incapaces de describir lo que sintieron tras conocer la muerte de Ryan Gracie, de 33 años de edad, que ha provocado en Brasil consternación, indignación e impotencia.

Autor entrada: onmagazzine