Trump comenzó su guerra y hasta en Cuba la siguió en vivo

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

La Habana

La complejidad de la vida que nos ha tocado, con sus muchas zonas oscuras, vuelve a ponernos ante la disyuntiva de meter la cabeza en un hueco, aplaudir los bombardeos de Estados, Unidos, Francia y Gran Bretaña contra Siria o condenarlos con todas las fuerzas que tengamos, aunque nadie nos haga caso. Hace un año, con el mismo pretexto del supuesto uso de armas químicas contra civiles por el régimen de Damasco, los estadounidenses probaron sus nuevas generaciones de cohetes contra ese país desbaratado por la guerra, y le aseguraron al mundo: “¡Todo esta resuelto!”.  Pero al parecer no fue así.

Quizá por ello, hace un rato, llovieron las preguntas en tal sentido, cuando en Washington un general de tres estrellas comentó a la prensa –las declaraciones se siguieron en vivo aquí, en La Habana- que ahora sí, todo esta resulto, aunque los ataques frustraran la decisión de la Secretaría Técnica de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) de comprobar sobre el terreno las acusaciones estadounidenses.

Volvieron las preguntas. “¿Qué pruebas tiene EU?”, y la respuesta fue escueta. “Muchas de inteligencia…seguimos investigando…. y cuando tengamos más información se las haremos saber”. No obstante, los primeros bombardeos “exitosos” ya se realizaron sin bajas para los atacantes porque, también dijo el general, los cohetes de respuesta sirios fueron lanzados a lo loco, sin dirección, por lo cual nos sugirió de paso que si hay civiles muertos será por la locura de los sirios y no por los que comenzaron el bombardeo.

Cuesta trabajo, mucho trabajo, mantener un criterio propio ante estos hechos, cuando los bombardeos llegan arropadas por otro tipo de fuegos, el mediático, cuya finalidad es llevarnos a pensar lo que se quiere que pensemos, porque el proclamado periodismo independiente, el que busca investigar al margen de lo que los grandes quieren que se diga, cada día cuenta con menos espacio en los medios tradicionales y en las redes suele diluirse como el ron y la CocaCola entre las cien mil tonterías por segundo que son llevadas a la red. Otra forma de estar entretenidos o con la cabeza en el hueco.

Pero el hecho cierto es que Donald Trump tiene su guerra y un ataque como el realizado deja a un lado todos los dislates de este señor, que trata a los terrícolas –incluidos sus secretarios de Estado y asistentes-  con la misma arrogancia que el magnate reserva a los empleados sumisos.

Cada quien tendrá sus conclusiones, yo, al menos me quedo con esta inmediata reacción cubana –cosa rara, aquí suelen ser lentos en estos menesteres-, porque a mi parecer tiene sustancia, aunque ni Washington, ni Londres, ni París la tomarán en cuenta, y mucho menos lo harán con nosotros que, por lo general, ponemos los muertos si hay guerra y padecemos las consecuencias si hay bloqueo.

“Esta acción unilateral de EU, al margen del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, constituye una flagrante violación de los principios del Derecho Internacional y de la Carta de esa organización y constituye un atropello contra un Estado soberano, que agudiza el conflicto en el país y en la región”, dijeron las autoridades cubanas en un comunicado.

Agregaron que EU atacó a “Siria sin que se haya demostrado la utilización de armas químicas por parte del gobierno de ese país y a pesar de que la Secretaría Técnica de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), ha informado que desplegará en breve un equipo de la Misión de Investigación de Hechos para inspeccionar de inmediato la localidad de Duma, como habían solicitado Siria y Rusia”.

“Cuba, signataria original y Estado parte de la Convención sobre Armas Químicas, rechaza firmemente el empleo de esas armas y de otras de exterminio en masa, por cualquier actor y en cualquier circunstancia (…), y expresa su solidaridad con el pueblo y gobierno sirios por las pérdidas de vidas y daños materiales, como consecuencia de este ataque atroz”, puntualizó la nota oficial.

Autor entrada: onmagazzine