Penélope Cruz, de triunfo en triunfo

Sergio Berrocal Jr. | Maqueta Sergio Berrocal Jr

Con un largo recorrido rebosante de títulos y de momentos estelares, la española Penélope Cruz hará escala en el mes de mayo en el Festival de Cine de Cannes (Francia). Largo, inmenso recorrido el suyo desde su primera aparición en el videoclip de la canción “La fuerza del destino” del grupo pop Mecano. Ese mismo año se estrenaba como actriz en el largometraje de Bigas Luna “Jamón jamón”, rodado en el desierto de los Monegros, Zaragoza.

La película relata la historia de José Luis (Jordi Mollà) hijo de un acaudalado matrimonio propietario de una fábrica de ropa interior masculina donde trabaja Silvia (Penélope Cruz), su novia.

Cuando ésta se queda embarazada, José Luis promete casarse con ella, contrariando la decisión de sus padres. La madre de José Luis (la deliciosa Stefania Sandrelli), considera que Silvia no es lo que ella quiere para ser su nuera y entonces decide contratar a un joven aspirante a torero, Raúl (Javier Bardem), para que seduzca a la joven. Todo empezará a complicarse cuando Raúl se enamora de Silvia y ésta descubre que todo fue planeado por la madre de su novio.

Al término de su primer proyecto que le valió el León de plata en el Festival de Venecia, decide repetir experiencia pero está vez bajo la batuta de Fernando Trueba. “Belle époque” está localizada en un pueblo de los años treinta, en vísperas de proclamarse la II República. Un joven soldado Fernando (Jorge Sanz) deserta del ejército.

En su huida es acogido por Manolo, un artista, que vive aislado de la realidad que golpea a España y que le ofrece su ayuda, su casa y su amistad. La aparición de las cuatro preciosas hijas del artista hará que el joven desertor se embarque en una aventura en la que va seduciendo a una hermana tras otra.

Nada más rodar “Belle Époque”, la actriz inició su carrera internacional en Italia, donde interpretó junto a Marco Leonardi “La rebelde” (1993), dirigida por Aurelio Grimaldi, y la producción de Dino de Laurentis “Per amore e sole per amore” (1993), a cargo de Giovanni Veronesse.

La película “¡Átame!”, dirigida en 1989 por Pedro Almodóvar y protagonizada por Victoria Abril y Antonio Banderas, acabó de afianzar en Penélope el deseo de convertirse en actriz y llegar a trabajar algún día con el director manchego.

Ya establecida en Estados Unidos, Penélope obtiene su primer papel como protagonista en “Todos los caballos bellos” del director Billy Bob Thornton. Un año después y tras el rodaje de “Vanilla Sky”, donde inicio una relación amorosa con Tom Cruise la actriz madrileña empezó a interesar bruscamente a Hollywood.

Tras dejar la pasión que ésta procesaba al intérprete de “Risky Business” la joven comienza a rodar “La mandolina del capitán Corelli” junto al sobrino de Copolla, Nicolas Cage, con quien tuvo un “affaire” que duro lo que duró el rodaje.

Algún tiempo más tarde a dicha lista se sumarian Matthew McConaughey, Matt Damon, Josh Harnett (conocido por la película “Pearl Harbor”), Adrien Brody, Orlando Bloom o el actor galo Olivier Martínez cuya relación le abrió las puertas del mercado francés, donde no tardaría en ganar un  César de honor, máximo galardón del cine galo.

Un premio que llamó la atención del director iraní Asghar Farhadi quien dirigió la última coproducción hispano-francesa cuyo reparto cuenta con Penélope Cruz, Javier Bardem y el actor argentino Ricardo Darín.

El largometraje, titulado “Todos lo saben”, cuenta la historia de Laura quien viaja con su familia desde Buenos Aires a su pueblo natal en España para una celebración, pero lo que iba a ser una breve visita familiar se ve alterada por unos imprevistos que trastocan por completo las vidas de los implicados.

Este largometraje inaugurará la edición número 71 del Festival de Cannes. Aquella jovencilla que se abrió profesionalmente en “Jamón Jamón” y llego a Hollywood sin saber ni media palabra de inglés ha sabido jugar sus cartas hasta conquistar la fábrica de sueños.

Autor entrada: onmagazzine