Cuba, el guapo y la cumbre

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr

La Habana

Todos hemos tenido a un guapo en nuestras vidas. En la escuela, aquel grande que se burlaba sin disimulo y responderle costaba mucho; en el barrio, el tipo disparado del que los vecinos hablaban bajito para “no provocarlo”; en la oficina, en las calles, en los parques, en el este, en el oeste; en la existencia humana siempre han existido los duros. Y esta isla ha tenido el raro privilegio de desafiar a varios instalados en la Casa Blanca, aunque el actual, además de sentirse guapo, parece tonto en política. Donald Trump acaba de cancelar su presencia en la VIII Cumbre de la Américas, prevista para comenzar en Lima, Perú, el viernes próximo porque, según se dijo oficialmente hoy, quiere meterle mano a Siria, donde los rusos han fijado el nuevo frente de batalla al terrorismo y de cara a Occidente, cuyos líderes no acaban de entender el costo que tendrá seguir a Washington en una aventura de ese tipo –Francia e Inglaterra ya le dieron su sí-. Otra paradoja de los tiempos que corren, una más que genera el guapo de ahora.

La causa de la bronca con los sirios es un supuesto ataque con armas químicas del presidente Bachar el Asad contra opositores, que habría dejado el saldo de 49 civiles muertos, aunque Damasco, una vez más, ha afirmado que no posee ese tipo de armamento, haciendo recordar a otro guapo, George W. Bush, quien arrasó con Irak para acabar, dijo, con “un peligrosísimo arsenal de armas químicas” que nunca existió, como se corroboró después del desastre.

Que el mandatario suspendiera su viaje a Lima implica que la cumbre de los países de América del Norte, del Sur y del Caribe, inservible desde su convocatoria, terminó sin comenzar porque puede haber guerra en el Oriente y su único atractivo en esta parte del globo era apreciar en la arena de la política quiénes bajarían la cabeza cuando Trump repitiera la vieja tesis estadounidenses de que América es de ellos y de nadie más –quiere detener las inversiones chinas y borrar del mapa cualquier idea de socialismo- , y quiénes iban dispuestos a decirle a este señor unas cuantas cosas de soberanía y dignidad.

La cumbre entonces será el formalismo de los gobernantes que deben haber suspirado con alivio porque el grande no los pondrá en ridículo público ante sus electores y viajarán distendidos a Lima para pronunciar discursos fofos y tirarse muchas fotos.

El guapo que nos ha tocado en estos tiempos aunque no votamos por él –cosas de la democracia global- ,  bufa al interior de la Unión Americana, se dice dispuesto a ir a la guerra en Siria –como hizo Bush junior en Irak-, se quiere fajar con Putin, amenaza a México con muros fronterizos y nuevas reglas de juego –favorable a los norteños- en su viejo tratado comercial, se burla de “esos países de mierda” que para él son los más empobrecidos del continente, lleva el proteccionismo a escala planetaria provocando al gigante asiático- los chinos consideraron que la medida refleja “ansiedad patológica”- , dice que “obligó” a Corea del Norte a negociar, busca reventar el tratado nuclear con Irán –ahí hay todavía una tenue resistencia europea-, y a Cuba le ha reforzado el bloqueo.

No es asunto de política ni de ideología, ni de armas químicas, el guapo ha sido así en todas partes y en cualquier época, pero siempre han aparecido los que le dicen ¡NO!. También es así la humanidad, somos así cuando nos empujan hasta el borde o cuando nos jode tener a uno de estos tipos en el barrio. Imposible predecir hasta cuándo deberemos soportar a Trump. Y si sus votantes son felices con este personaje de risa –aunque lo acompañe el mayor poderío nuclear del mundo-, por favor, disfrútenlo ustedes solos y dejen vivir a los demás, que sienten –sentimos- una pena contendida por ustedes y no desearíamos que este mundo nuestro explote antes de tiempo, a partir de Siria.

×

Hello!

Click one of our representatives below to chat on WhatsApp or send us an email to tonitoboxmail@gmail.com

× ¿Cómo puedo ayudarte?