Sustituyen a Josefina Vidal, principal negociadora cubana con EU

Manuel Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr

La Habana

Ella fue una excepción agradable en esta plaza, en la que los altos cargos del gobierno no suelen enfrentarse a la inquisición de la prensa extranjera, y su sustitución llega en momentos en que la próxima Cumbre de las Américas parece será el nuevo escenario de confrontación entre Donald Trump y Raúl Castro.El embajador Carlos Fernández Domínguez reemplazó a su colega Josefina Vidal Ferreiro, quien durante casi 12 años fue uno de los ejes del deshielo entre La Habana y Washington, según informó en su cuenta en Twitter la también diplomática cubana Johana Tablada.

Sin impacto alguno en los medios nacionales, nos enteramos así este domingo del cambio de mando registrado el viernes en la Dirección General de Estados Unidos de la cancillería cubana, desde la cual Vidal libró las más complejas negociaciones con los estadounidenses de que se tenga conocimiento desde los primeros intentos de diálogo protagonizados por Ernesto Che Guevara, en el lejano decenio de los años 60 del siglo pasado.

Tablada ponderó el “altísimo desempeño” de Vidal en las negociaciones con su contraparte estadounidense, que desembocaron en 2014 en un intento de normalizar las relaciones entre los dos gobiernos, proceso detenido por Trump; twitteó que Fernández de Cossío, quien también fue director de esa área en los años 90 del siglo pasado, “es uno de los más completos diplomáticos cubanos”, y recordó entre sus anteriores desempeños el de embajador en Canadá, donde transcurrieron las conversaciones secretas entre los gobiernos de Barack Obama y Castro; y confirmó que Vidal asumirá en breve como nueva embajadora de Cuba en Canadá.

Mientras eso ocurría entre cuatro paredes de la cancillería en La Habana, en Miami, sur de Estados Unidos, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, decía entre aplausos a exiliados anticastristas de línea dura que la comunidad internacional no debería aceptar a “dictadores” en ámbitos como la Cumbre de las Américas.

Almagro es parte de los nuevos tiempos que corren por acá, luego de que con el respaldo de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, Castro participó en la anterior Cumbre en Panamá, cuando ya estaba en marcha el deshielo con EU.

El gobierno cubano no se ha pronunciado sobre su asistencia a la próxima cita del 13 y 14 de abril en Perú, días antes de que Castro entregue la presidencia de la república a un nuevo mandatario, pero los medios oficiales de la isla consideran que con la reciente gira por la región del Secretario de Estado, Rex Tillerson, Washington trata de que “América Latina se convierta una vez más en su patio trasero”, a las puertas de la Cumbre. Tillerson visitó México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

Con su discurso en Miami, Almagro se sumó además a una campaña lanzada desde esa ciudad por Rosa María Payá, hija del fallecido disidente Oswaldo Payá, quien ha pedido que no se avale al sustituto de Castro en la presidencia de Cuba. El nuevo mandatario surgirá de los comicios generales previstos para el 11 de marzo próximo, por lo cual el nuevo escenario de confrontación, al menos desde el punto de vista de Washington, Almagro y el exilo cubano, ha quedado definido.

Trump no solo retrotrajo a la época de la Guerra Fría las relaciones de EU con Cuba. A latinoamericanos y caribeños les ha dicho que hay que volver a los tiempos de “América para los americanos·”, es decir, para los estadounidenses.

Josefina Vidal irá a Canadá, a Fernández de Cossío le tocará lidiar con una administración Trump que solo alcanza a ver el mundo que imagina y para los isleños volverán los años duros, signados por el desafío de la confrontación.

 

 

Autor entrada: onmagazzine