Cuba comienza a padecer el tráfico de blancas

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr

La Habana

La noticia rebotó de punta a cabo este fin de semana y muchos cubanos quedaron estremecidos, ajenos como estaban a que uno de los negocios sucios más lucrativos del planeta se está abriendo paso en la isla, en la misma medida que el país se abre al mundo, en el decir de las autoridades.Las primeras bengalas reventaron en Ankara, Turquía, a mediados del año pasado, pero en el país caribeño solo los afectados tuvieron conocimiento del caso. El acceso a Internet aquí es complicado y los medios oficiales profesan la cautela y una especie de irritante moralismo que casi raya con la ortodoxia religiosa.

Una joven bailarina isleña de no más de 30 años, secuestrada y obligada a prostituirse en varios clubes nocturnos de la capital turca escapó de su encierro, llegó hasta su Embajada y logró salvarse y salvar a otras 39 compatriotas que vivían la misma pesadilla, conocida en Cuba únicamente mediante filmes extranjeros.

La trata de blancas “ha comenzado a manifestarse en el país en la misma medida en que se han ido incrementando las conductas migratorias y las facilidades de los cubanos a viajar a otros lugares”, dijo la doctora Isabel Moya, en los últimos debates de la Asamblea Nacional (AN), siempre cerrados a la prensa extranjera acreditada aquí.

La revelación de la doctora dio cuerpo a una extensa nota de Granma, diario del Partido Comunista, según la cual las bailarinas profesionales fueron sacadas de la isla mediante apócrifos contratos de trabajo para ser prostituidas en Turquía y Estados Unidos.

 “Evitar que la trata aumente es hoy un gran desafío. La mejor manera de prevenirlo es explicando, alertando a las personas sobre este fenómeno. Y sobre todo a las mujeres jóvenes, pues son ellas las más vulnerables”, afirmó la doctora Moya, quien reseñó otro caso vinculado a EU.

La especialista, directora de la Editorial de la Mujer en Cuba, dijo que ese hecho ocurrió en la región oriental mediante un método similar de captación para supuestas actuaciones en un cabaret de EU que implicó, después de llegar a ese país, “amenazas de muerte” a las familias de las bailarinas en la isla si no aceptaban practicar el sexo.

“Al prostituirlas sin protección, una de ellas quedó embarazada. Por suerte, pudieron escapar. Imaginen el trauma de estas jóvenes, la mayoría entre 20 y 30 años”, añadió la doctora, quien no citó nombres ni aportó otros detalles, aunque sí identificó la página web más utilizada con tales fines.

En revolico.com, un medio privado digital con anuncios clasificados de Cuba –tiene altísima demanda nacional porque ese servicio es casi inexistente en el país-, “las ofertas de contratos en el extranjero para jóvenes bailarinas no han cesado”, puntualizó.

La más reciente tiene fecha 13 de enero de 2018, a las 10:20 de la mañana y dice: “Ofrezco contratos en el extranjero para bailarinas”. En el anuncio se solicitan como requisitos básicos un pasaporte en periodo de validez y un título de danza.   “La paga es buena”, concluye el anuncio, que deja ver en una esquina la cifra de 850 pesos cubanos convertibles equivalente a dólares, un dineral en este país, donde el salario medio mensual no llega a los 83 usd .

Los acontecimientos en Turquía ocurrieron hace medio año, los debates sobre el tema en la AN se registraron en diciembre y este sábado fue la opinión pública conoció que también su país ha entrado en el denigrante juego global del tráfico de blancas.

 

 

Autor entrada: onmagazzine