Buenos Aires, la ciudad que nunca para

Pablo Maneglia | Maqueta Sergio Berrocal Jr

Atardecer de un día agitado. Indigente de cariño, caminante de las sombras, observador de una realidad partida por la razón. Las oscuridad lentamente se apoderan de las calles de Buenos Aires, mientras sus pasos andan lento a la par que las luces de la Avenida Corrientes se encienden para darle paso a que con la insipiente noche se contagie con los sueños de la marquesina de los teatros. Atrás quedó otra jornada difícil, donde muchos argentinos la pasaron mal; por falta de dinero, por inseguridad y por impotencia entre otras cosas. Todavía permanecen las complicaciones del tránsito y una caravana avanza lenta por la 9 de Julio, en donde aún retumban los bombos de los manifestantes que a diario la cortan para pedir algo distinto, pero todos con sus dignos reclamos.

 Es que se ha vuelto un verdadero desafío sobrevivir en la ciudad de la furia. Ladrones en moto se aprontan para buscar su ventaja, y otros vestido de traje y corbata aguardan hacer negocio con la necesidad  en la City porteña. Las horas mueren lentamente en un típico café argento, donde la mixtura de olores comienza a mezclarse. El perfume del asador de las parrillas se fusiona con los de la pizza, en tanto alguien revisa la basura para ver si encuentra algo para comer.

Con los primeros linos de la noche también aparecen los cartoneros, ocultos bajo la luz del sol, pero presentes en el inframundo, mientras el costado más insensible de la sociedad se prepara para salir de fiesta. No obstante, un político analiza cómo aprovechar lo malo que pasa para sumar algún voto a su favor.

Otro día muere al mismo momento que otro nace, es la ley de la vida. La Capital Federal de Argentina se vacía por un rato, para llenarse por la mañana siguiente, sin tiempo para descansar, con sus metros abarrotados y sus trenes colapsados, con sus congestiones interminables y sus verdades a medias, impulsado más por la necesidad que el deseo, la música se repetirá y todavía no encuentra su final.

Autor entrada: onmagazzine