Mario Vargas Llosa vuelve al púlpito político

Marc de Fels | Maqueta Sergio Berrocal Jr

Aquellos catalanes que están contra la independencia de Cataluña, mas numerosos que vinieron de otros sitios de España, convocados por una asociación “españolista”, congregó este domingo en las ya habituales manifestaciones multitudinarias de Barcelona, a casi un millón de personas, según organizadores, apenas 350 mil según la Guardia Urbana. La colorida manifestación, con numerosas banderas españolas (poco vistas en la capital catalana recientemente) y muchas senyeras (banderas catalanas), sin la estrella de los independentistas, concluyó con la intervención del peruano, nacionalizado español, el escritor Mario Vargas Llosa y el socialista Josep Borrell. De esta forma, Vargas Llosa, a quien muchos (y desde la época en que militó en la redacción central de France Presse) llaman Marito, volvió al púlpito político, que había abandonado, allí por el año 1990 , cuando fracasó en su intento de convertirse en presidente del Perú, derrotado por el “japonés” Fujimori.

En la manifestación convocada para apoyar la Constitución y la unidad española en Barcelona, el Premio Nóbel de Literatura advirtió que “la pasión puede ser destructiva cuando la mueven el fanatismo y el racismo” y añadió que  “la peor de todas es la pasión nacionalista”..

“Desde hace tiempo el nacionalismo viene causando estragos también en Cataluña” afirmó en uno de los  territorios más nacionalistas de España.

La situación en Cataluña vivirá su cénit el martes, cuando comparezca ante el Parlament catalán el presidente de la autonomía, Carles Puigdemont y que podría declarar unilateralmente la independencia, después del polémico referéndum del 1 de octubre pasado, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, e invalidado a todas luces por su falta de garantías.

La posible declaración de independencia ya hizo que las dos mayores entidades financieras de Cataluña, el Banc de Sabadell y Caixabank, hayan decidido trasladar sus sedes a Alicante y Valencia, respectivamente. Una decisión que también tomaron Gas Natural, Aguas de Barcelona, otras grandes y medianas empresas locales y que estudian decidir esta semana los dos grandes grupos de producción de cava (champan catalán) Freixenet y Codorniú.

“No queremos que las empresas se vayan de Cataluña como si fuera una ciudad medieval afectada por la peste”, enfatizó Vargas Llosa, que mostró grandes dotes mitineras. “Queremos que las empresas vuelvan a Cataluña para que sea la locomotora de España”.

“Queremos que sea la capital cultural de España”, añadió y recordó los años setenta, cuando vino a vivir a Barcelona y cuando coincidió con su colega colombiano Gabriel García Márquez,, el chileno José Donoso, entre otros.

El escritor peruano, nacionalizado español durante el gobierno del socialista Felipe González terminó su alocución al grito de  “viva la libertad, Visca Catalunya, Viva España”

Autor entrada: onmagazzine