¿Qué Culpa tiene el Niño?

María del Pozo | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

Si bien es cierto que la película escrita y dirigida por Gustavo Loza ,¿Qué Culpa tiene el Niño? fue un rotundo éxito en taquilla con más de 190,000,000 millones de pesos (unos 11,200,000 millones de dólares) recaudados en taquilla, es sin embargo una película en donde una vez más el cine mexicano deja muy mal paradas a las mujeres mexicanas. La protagonista, Maru (interpretado por Karla Souza) es una chica burguesa, presidenta de una fundación para niños, la cual nunca se aclara que tipo de ayuda brinda, y a la cual va vestida con mini shorts para lucir sus largas piernas.

Después de enterarse de la infidelidad de su novio, Maru asiste a una boda acompañada de sus amigas, igualmente burguesas y sonsas. Es tal su borrachera que, Maru, por despecho, se acuesta con el primero que encuentra y evidentemente sin protección. Esto me parece una primera incongruencia, Maru no es una chica de 16 años es una mujer de unos 25 años o más y aparentemente educada, pero sumamente irresponsable, no por el hecho de acostarse con cualquiera sino por hacerlo sin protección.

Hay un esfuerzo enorme en México con varias campañas para prevenir el embarazo infantil en donde te advierten y sugieren el uso del condón y es lamentable que en esta película no hayan considerado eso, principalmente por la cantidad de adolescentes que asistieron a ver la película. Evidentemente Maru resulta embarazada y cree que el padre es un chico, Renato (interpretado por Ricardo Abarca) varios años menor que ella y de condición social pobre. Maru busca a Renato y le dice que está esperando un hijo de él. El chico se compromete a casarse con ella. Segunda incongruencia, ¿cómo una mujer burguesa o no, se va a casar con alguien que no conoce? ¿en una ciudad en donde el aborto está permitido? Toda la trama gira a partir de eso.

El resto de las mujeres, la madre de Maru, es una mujer sumisa y abnegada que no opina nada. Solo afirma lo que su marido, un político importante, dice. La madre de Renato, prostituta de profesión, está feliz de que su hijo se case con una chica rica e importante. Las amigas de Maru, todas sonsas, sin oficio ni beneficio. Otra película mexicana en donde las mujeres somos retratadas como tontas, sumisas o prostitutas, no hay un personaje femenino real ni inteligente.Los diálogos están plagados de groserías que sirven de “chiste” para hacer reír a los espectadores como si eso fuese comedia. A lo largo de la historia, entre groserías, chistes malos, la oposición del padre de Maru en relación a la boda, la chica se va enamorando del joven Renato que está fascinado con ella. Finalmente se casan y para colmo el sorpresivo final: nace el niño y resulta que ¡tiene fisionomía asiática!. Maru recuerda que en la boda había un chico asiático, ¡por lo que no se acostó con Renato sino con el chino! Sin embargo Renato asegura que cuidará al niño como si fuera suyo y final feliz. Los exhibidos están felices con este tipo de películas seudo “comedia romántica” que llenan las salas pero que no pasa de servil entretenimiento absurdo, burdo y que al día siguiente ni te acuerdas de lo que viste. LASTIMA.

 

Autor entrada: onmagazzine