Irma descarga toda su furia sobre el centro de Cuba

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal 

La Habana

La mayor furia del huracán Irma, con vientos de hasta 240 kilómetros por hora (kmh) y lluvias intensas,  se desató hoy sobre la provincia central cubana de Villa Clara, luego de golpear muy fuerte durante la madrugada a cayo Santa María, uno de los principales polos turísticos del este del país. Según informó el doctor José Rubiera, el principal caza-huracanes del Caribe, no será hasta esta noche que el ciclón comience a alejarse de Cuba con destino a La Florida, sur de Estados Unidos, por lo cual sus primeros golpes comenzaron a sentirse desde la madrugada en La Habana. Cuba es azotada por este descomunal huracán desde la noche del jueves, cuando empezó a desplazarse por el mar entre territorio nacional y del Archipiélago de la Bahamas, afectando tangencialmente a su región oriental,  donde se ha registrado el derribo de decenas de viviendas y parte del tendido eléctrico, pero sin que se reporten muertos o heridos.

Los ríos siguen desbordados en esas regiones, donde algunas localidades han quedado incomunicadas. Suman cientos de miles las personas refugiadas, incluso hasta en cuevas habilitadas al efecto en las montañas.

No obstante, ahora los efectos del ciclón, cuyo  alcance destructivo se extendió a 315 kilómetros, llegan hasta la capital del país, donde a partir de la tarde se esperan inundaciones fuertes, de hasta casi medio kilómetro tierra adentro, en toda la zona del Malecón. Las autoridades turísticas han comenzados a resguardar los hoteles Meliá-Cohiba y Riviera, a escasos metros del Malecón , e incluso los arrendadores privados se han visto obligados a mover a sus clientes extranjeros hacia lugares seguros.

“Yo tuve que sacar hasta casa de mi hija, que también alquila y estaba vacía, a tres brasileñas que llegaron el viernes y estarán en el país nueve día”, confirmó a MILENIO, Juan Carlos Iglesias, que tiene su negocios a 200 metros del Malecón. Aun cuando Irma termine de cambiar su rumbo y ponga proa a la Florida, sus efectos y estragos se mantendrán en Cuba hasta el domingo, advirtió Rubiera.

La Defensa Civil está llamando constantemente a la ciudadanía a mantener la calma y la prudencia, sin que hasta el momento se observen escenas de pánicos, al menos en esta ciudad, aunque el temor es latente. En las próximas horas, el huracán comenzará a descargar sus mayores vientos y lluvias en la región central del país, con el foco puesto en la localidad de Caibarien y sus efectos se sentirán el balneario internacional de Varadero, aunque al parecer el ojo del ciclón no llegará hasta allí. Más de 17 mil turistas extranjeros se encuentran protegidos en Varadero, hacia donde han sido movidos otros visitantes desde los cayos del nor-este, incluidos cayo Santa María.

 

Autor entrada: onmagazzine