Cuba: elecciones significativas y curso escolar masivo

 

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr

La Habana

Con la nominación de candidatos a delegados (concejales) de las administraciones municipales arrancarán el lunes en  Cuba la elecciones generales, coincidiendo con el ingreso a las aulas de más de un millón 750 mil alumnos, un hecho que fuera de la isla suele ser desconocido, aunque la noticia radique en que ninguno de ellos pagará por sus estudios. La nominación transcurrirá en los barrios, donde los vecinos propondrán de entre ellos a quienes consideren deben ser sus representantes  y  el 22 de octubre se efectuarán las elecciones, primera etapa de unos comicios que culminarían en febrero próximo con la elección del sustituto del presidente Raúl Castro, de 86 años.

Aunque los medios oficiales de la isla no insisten en ese reemplazo, el propio Castro limitó a dos mandatos de cinco años cada uno el ejercicio de esa y otras responsabilidades públicas –su tiempo presidencial se cumple en febrero-, por lo que el proceso que comenzará el lunes tiene características especiales.

De cumplirse esa proyección, al despuntar 2018, por primera vez desde el triunfo de la revolución en 1959, la familia Castro cedería una parte de su decisivo mando político. Fidel fue Primer Ministro (1959-1976) y después –mediante el sistema electoral todavía vigente-  desapareció ese cargo y ocupó la presidencia del Estado y del gobierno hasta que se apartó del poder por razones de salud en 2006 y fue remplazada por su hermano.

Se espera que Raúl Castro, tras concluir como mandatario, se mantenga al frente del Partido Comunista de Cuba (PCC), cargo para el cual fue elegido en el último congreso  y cuyo segundo mandato finalizaría en 2021. Según la Constitución el PCC  (único permitido en el país)  es la instancia política superior de la nación.

¿Cómo reaccionarán los cubanos con otra figura en la presidencia después de casi 60 años con Fidel y Raúl en la jefatura del Estado?  Hasta ahora todo indica que sin sobresaltos, porque ese cambio se ha venido preparando desde hace décadas.

Sin embargo para la oposición “ el momento es clave”, según dicen, con vista a aprovechar las elecciones e insertarse en alguna estructura de gobierno, algo que parece poco probable por el insignificante peso político interno de esos grupos.

Ese sector dice que postulará hasta “170 candidatos”, cifra imposible de confirmar de manera independiente y  que parecería dirigida  a ser replicada por medios internacionales –la prensa nacional los desconoce- para ganar protagonismo fuera del país, de donde algunos reciben financiamiento.

Nada ha variado desde que se instauró el actual sistema electoral cubano. Los propuestos en las reuniones de barrios son seleccionados a mano alzada por sus vecinos y todos se someten después a los  comicios, que ganarán los que obtengan por circunscripción la mayoría simple de votos. Ese ejercicio no es obligatorio  y se lleva a cabo de manera directa y  secreta. Las Comisiones de Candidatura (CC) se encargan de publicar las biografías políticas de cada uno. No se admiten campañas electorales.

 El 50% de quienes sean electos concejales correrán en las elecciones para renovar la Asamblea Nacional –la fecha aun no ha sido fijada- , y la otra mitad será propuesta por la CC que integran representantes de las organizaciones sociales reconocidas en la isla.

Por ley, el PCC  no puede postular candidatos, pero su influencia está presente en todo el proceso. De entre los diputados elegidos a la Asamblea se seleccionará, por voto directo y secreto,  al presidente del  Consejo de Estado, para un mandato de cinco años.

En paralelo, el lunes  también arranca  el curso escolar 2017-2018, tema que en los medios nacionales le disputa las portadas a las elecciones, porque para los cubanos sus sistemas públicos de educación y salud son dos de las joyas de la corona socialista.

Para garantizar el nuevo curso el Estado ha hecho una inversión millonaria en 10 mil 698 los centros escolares, 49 más en relación con el pasado calendario, de acuerdo con la prensa oficial.

“Que en un país chico y pobre y, además, férreamente bloqueado por la llamada gran potencia, tenga universidades en todo su territorio y acoja a más de un cuarto de millón de sus jóvenes  (a ese nivel) es un inmenso logro, ¿no?. Ah, y también sus instituciones capacitan -o han capacitado- a decenas de miles de jóvenes de unos 135 países”, dijo la oficial Agencia Cubana de Noticias.

No obstante, el nuevo curso, las elecciones y el cambio de mando presidencial se registrarán en momentos económicos tensos. Hay falta de liquidez, las inversiones extranjeras no alcanzan las cifras necesarias y la crisis en Venezuela, principal aliada de los cubanos,  sigue afectando la disponibilidad de crudo en la isla.

 

Autor entrada: onmagazzine