El más popular programa humorístico de Cuba mete el dedo en una yaga

 

Manuel Juan Somoza | Maqueta Sergio Berrocal Jr.

La Habana

 

“Vivir del cuento”, el programa humorístico de más audiencia en la televisión nacional y el único en recibir como invitado al presidente Barack Obama, arremetió en su más reciente entrega contra las insuficiencias de los gobiernos locales, a pocos días de que comience en Cuba la nominación de candidatos con vista a las elecciones generales.“Tiraron duro anoche”, “apretó Pánfilo”, fueron algunos de los comentarios registrados hoy entre los isleños que siguieron  las peripecias del personaje central de la serie, quien por obra de la casualidad deviene “presidente del consejo de vecinos” del barrio, en alusión figurada a los concejales o delegados de circunscripción como se le dice aquí.

El 4 de septiembre próximo comenzará por cada barriada del país la nominación de candidatos a los gobierno municipales (concejales),  en la primera fase de unos comicios que concluirán en febrero próximo con la sustitución de Raúl Castro como presidente del Estado y del gobierno, según ha anunciado el propio mandatario.

Pánfilo Epifanio, un jubilado cumplidor de las leyes que vive el día a día con similares carencias a la de los cubanos de a pie, intenta resolver los problemas de sus vecinos y de inmediato choca con una especie de burocracia política que lo destituye por “violar los canales establecidos”, luego de ser alertado de cómo debía comportarse.

“Aquí no hay problemas”, esa palabra no deber ser pronunciada, “sino planteamientos”, le recomienda su jefe reflotando el léxico imperante en esas estructuras  y alarmado cuando constata que Pánfilo  se ha ido a discutir cara a cara  con los administradores de entidades estatales denunciados por los vecinos por malos manejos administrativos.

El hipotético jefe le  recomienda también las frases que debería usar para calmar los reclamos de la población y apunta entre ellas “eso está en vías de solución” o “su planteamiento ya ha sido elevado” a las esferas correspondientes, las respuestas más recurrentes, con las que se evaden las soluciones de los problemas cotidianos en el país.

Y por último le sugiere hablar siempre en plural,  “nosotros, nunca yo”, porque de esa forma, dice,  se diluyen las responsabilidades ante lo mal hecho. “Tú no estás para resolver problemas, sino para convencer y persuadir”, le advierte.

El programa de no más de 30 minutos que transmite la televisión nacional cada lunes, finalizó con una reunión de vecinos que aclama la gestión de Pánfilo, cuando irrumpen los jefes y los destituyen por no cumplir con lo establecido.

El joven actor Luis Silva encarna a Pánfilo y el programa puede ser visto por youtube PanfiloYMas. Por ese mismo canal -la tv nacional no lo transmitió- , los cubanos conocieron del programa montado cuando el presidente Barack Obama visitó Cuba en febrero de 2016  y le hizo una hipotética visita a este jubilado, con quien jugó dominó.

“Vivir del cuento” es quizás el espacio más crítico de los medios oficiales de la isla, que a través del humor sigue la compleja cotidianidad de un país sui géneris, donde el dueño de un restaurante privado puede ganar mucho más que un médico o un científico; la jubilación de las generaciones que entregaron su juventud a edificar la sociedad que rige, apenas llega al equivalente a 10 usd; y el nivel de escolaridad está entre los más alto del Hemisferio Occidental, gracias a la educación pública y generalizada hasta en las montañas.

 

 

Autor entrada: onmagazzine