El último de los Castro comienza su despedida en octubre

Manuel Juan Somoza es la nueva firma que incorpora hoy a NewsonMagazzine. Residente en La Habana, Somoza es periodista y escritor de largo recorrido que ahora se centra en la difícil tarea de analizar día a día lo que pasa y, sobre todo, lo que no pasa en Cuba.Tras medio siglo al amparo de la voz de Fidel Castro, este país podría estar a punto de iniciar una nueva etapa, con lo que el firmante titula su primera crónica sobre la próxima despedida de Raúl Castro.Nuestro colaborador es hoy por hoy uno de los periodistas cubanos que más sabe de la Cuba que en este verano tórrido europeo está quizá metiéndose en un túnel donde es difícil saber si Alicia no estará al acecho. Alicia o Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos. Somoza es autor de un libro de imprescindible lectura, “Crónica desde las entrañas”, publicado en La Habana en 2012 y que es clave si se quiere entender un poquito de ese país caribeño, absolutamente singular porque es el único país socialista a cuatro pasos de Estados Unidos.
 
Manuel Juan Somoza | Maquetación Sergio Berrocal Jr.

 

La Habana

El Consejo de Estado de Cuba convocó para octubre próximo el inicio de elecciones generales, procedimiento único de su tipo en Occidente que pondrá en marcha la cuenta regresiva de la presidencial de Raúl Castro -86 años- y abrirá las puertas a una nueva estructura de poder por primera vez desde 1976.

El primer tramo de los comicios arrancará el 22 de octubre para elegir por dos años y medio a los delegados a las asambleas municipales, equivalentes a concejales. La segunda vuelta tendrá lugar siete días después.

A falta de multipartidismo desde 1959, cuando Fidel Castro y sus guerrilleros vencieron a tiros al régimen de Fulgencio Batista (1901-1973),

las propuestas de estos candidatos corren a cargo de los vecinos de cada barriada de la isla, reunidos en asambleas, y la elección es mediante voto directo y secreto.

Es el momento más democrático y sui generis de este proceso –cualquier cubano apto para el voto puede ser propuesto por sus vecinos y elegido a mano alzada para integrar la candidatura- , que después se transforma en un complicado movimiento de acciones indirectas hasta llegar a la elección del presidente.

De ahí que desde hace varios años grupos opositores participen, hasta ahora sin éxito, en busca “de una brecha” que les permita insertarse en el sistema de gobierno y lo volverán a hacer en octubre, anunció Julio Aleaga Pesant, portavoz del denominado “Candidatos por el cambio”.

Estos serán los primeros comicios tras la muerte de Fidel Castro el año pasado, fundador del vigente sistema electoral cubano desde hace 41 años, y los últimos a los que se someterá su hermano Raúl, quien asumió la presidencia el 24 de febrero de 2008.

Como es habitual, el Consejo de Estado informó que “la fecha de las elecciones para elegir, por cinco años, a los delegados a las asambleas provinciales y a los diputados a la Asamblea Nacional (AN), será dispuesta en el momento que corresponda”, pero la práctica indica que se efectuarían antes de diciembre.

La candidatura a la AN se forma con el 50 por ciento de quienes sean elegidos delegados municipales (concejales) y la otra mitad es propuesta por la Comisión de Candidatura, que integran representantes de las organizaciones sociales reconocidas en la isla.

Por ley, el Partido Comunista de Cuba (PCC) -único permitido- no puede postular candidatos, sin embargo su influencia está presente en todo el proceso.

Según el sistema electoral cubano, de entre los diputados elegidos a la AN se seleccionará mediante voto directo y secreto al presidente del Consejo de Estado, para un mandato de cinco años.

Hasta este momento, la jefatura del Estado, el Gobierno y el PCC ha recaído primero en Fidel Castro y después de que éste se apartara del poder por razones de salud en 2006, en su hermano Raúl.

Y ese precisamente es el aspecto donde radicará una de las muchas novedades que se esperan y que implicarán cambios a la ley electoral e incluso a la Constitución. Cambios que se cocinan sin bulla y que irán aflorando en los próximos cinco meses en un país donde el “mando único” ha sido para unos “garantía de unidad” y para otros “causa de muchos males que arrastra la nación”.

En un inédito debate promovido por la versión digital del periódico oficial Juventud Rebelde, casi la mitad de los participantes se pronunció porque los cambios anunciados a la ley electoral impliquen el voto directo y secreto para la elección del presidente. Los laicos cubanos hicieron una solicitud similar desde medios de la Iglesia católica.

Con estas elecciones generales, Raúl Castro terminará su presidencia en el gobierno, aunque todo indica que mantendrá la jefatura del PCC, con lo cual, por primera vez desde 1976 y desde el punto de vista institucional, el 24 de febrero próximo, cuando por tradición asuma el nuevo presidente, el poder sería repartido entre dos personas.

“Hay mucha gente que no quiere que mi padre deje el poder, mucha gente que está presionando para que no lo haga, pero yo estoy a favor de que lo haga”, dijo hace una semana la diputada Mariela Castro, entrevistada por Radio Euskadi , y agregó: “Eso está previsto, se dijo que cuando Fidel (Castro) no estuviera, desde el Partido se tomarán las decisiones. Hace mucho tiempo que se está preparando la sucesión”.

El relevo se cumple paso a paso y quizás en julio próximo, cuando Raúl Castro adelantó que abordaría temas trascendentes para el país, se tengan nuevas pistas.

Autor entrada: onmagazzine